Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Vas por la calle y de repente te encuentras con una instalación efímera en forma de montaña y cuya ladera, con plantas, sirve de banco público para los vecinos del barrio. Pero esto no es todo: en las tripas de esta montaña urbana se encuentra un espacio abierto al público en el que cargar el móvil, poder trabajar o asistir a talleres. Interesante, innovador y muy necesario, ¿no te parece?

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Esta montaña estuvo durante tres semanas de febrero en la plaza madrileña de Santa María Soledad Torres Acosta, más conocida como plaza de La Luna (de ahí el nombre de la instalación) y va a ser reutilizada en el centro social de Playa Gata, en el distrito de Fuencarral: “La idea nace de una apuesta de la marca de automóviles Mini sobre el diseño urbano y su participación en el Madrid Design Festival. Nosotros hicimos una propuesta relacionada con la idea de Laboratorio Urbano y re-naturalización de la ciudad”, comenta Carmelo Rodríguez, doctor arquitecto y socio fundador de Enorme Studio.

El espacio interior estuvo abierto a todo aquél que quisiera apuntarse a los talleres y conferencias programados: “Todas ellas enfocadas a repensar la idea de banco público, con diseñadores como Moneo Brock, Jorge Penadés, TAKK o Plutarco”, añade. Y la acogida por el vecindario fue muy buena: “Tanto a nivel exterior, con una montaña verde con gradas, iluminación y cargadores solares y cinéticos para el móvil, infraestructuras que son necesarias para la ciudad y que faltan en la plaza. A nivel de talleres, también han pasado cientos de personas, diseñando juntas nuevos futuros urbanos…”.

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Este tipo de instalación es un experimento y una oportunidad basada en la idea de la arquitectura “portátil”, de calle, cercana a los usuarios, y que permite repensar las ciudades en función de las nuevas necesidades de los ciudadanos. Según defienden en el estudio, “es urgente que, como ciudadanos junto con otros jugadores claves como diseñadores, instituciones públicas, marcas…, repensemos otras visiones para nuestras ciudades que puedan generar un paisaje urbano que cohesione más a la gente con el entorno”.

¿Habrá otras ‘Mountain on the moon’ en otras ciudades? “De momento no hay una segunda versión, pero lo vemos una iniciativa muy exportable. Pensar en un laboratorio urbano a pie de calle es bastante interesante para cualquier ciudad”, aclara Rodríguez.

Su estudio, que ha llevado a cabo diferentes proyectos, tanto de arquitecturas efímeras, como exposiciones audiovisuales o soluciones habitacionales, nació de la mano de tres fundadores y no solo como estudio de arquitectura sino como actitud, la de repensar nuestro entorno y nuestras ciudades. Hypertube, las tres marías o el jardín tropical son algunos de sus proyectos. Por su parte, Mini habilitó un Mini Hub hace algo más de un año en el barrio de Malasaña como lugar en el que se puede acceder de forma gratuita a sus zonas de trabajo así como asistir a numerosos talleres, cursos y conferencias patrocinadas por la marca.

Y es que hoy, más que nunca, es necesario repensar nuestros espacios públicos para hacerlos más accesibles y participativos y aunque se pueda pensar que eso es tarea solo de algunos, lo cierto es que las soluciones serán mejores si todos nos implicamos en la tarea.

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz

Foto: Javier de Paz