La agencia de calificación Moody’s estima que el precio de la vivienda en España crecerá un 9% en los próximos tres años, dado el buen momento del residencial. Para 2018 espera que se supere el medio millón de compraventas, un punto que será beneficioso para que los bancos descarguen el stock de casas y créditos asociados a viviendas que aún tienen en cartera.

Tras los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que confirmaban que las compraventas de viviendas registraron en 2017 un incremento de las operaciones del 14,6% interanual y que no se veían estos datos desde 2008 (464.423), la agencia de calificación crediticia Moody’s afirma que el precio de la vivienda aumentará en torno al 9% en los próximos tres años.

“Esta tendencia es positiva para la reactivación del crédito asociado a hipotecas de residencial porque permite facilitar la venta y reducir el stock de propiedades que los bancos tuvieron que absorber tras el estallido de la crisis”, afirma Antonio Tena, vicepresidente y analista senir de Moody’s España.

Además, la agencia de calificación señala que las previsiones para 2018 pasarán por superar el medio millón de transacciones. “Las mejoras en las condiciones macroeconómicas, unido a la reducción de las tasas de desempleo han contribuido a la recuperación del mercado de la vivienda”, agrega Tena.

Para Moody’s, el mercado español se mantiene sano porque el aumento de las operaciones sobre vivienda no se ha visto impulsado exclusivamente por el crédito hipotecario, mientras se está corrigiendo parcialmente el exceso de la oferta existente tras la crisis.

“Esperamos una mejora de las ventas de casas de los bancos, pero no una subida destacada de los precios, siempre por debajo del mercado residencial en genera”, comentan. “Además, el mercado es ahora más dinámico para aquellos que no pueden hacer frente a su hipoteca, y pueden vender su casa antes de ser desahuciados”, concretan desde Moody’s.