Vistas del Principado de Mónaco / Gtres

Vistas del Principado de Mónaco / Gtres

Mónaco es sinónimo de riqueza, famosos y glamour. El barrio de Montecarlo es el más exclusivo de los que forman este Principado bañado por la Costa Azul, refugio de las élites. Sus 4.000 habitantes se apiñan en apartamentos que rondan los 50.000 euros/m2, pero las nuevas propiedades llegan a los 100.000 euros/m2.

Para poder comprar un pequeño apartamento de apenas 30m2 en un edificio antiguo de Mónaco hace falta tener aproximadamente 1,5 millones de euros, según los datos de inmobiliarias de lujo como Sotheby’s o Knight Frank. Los multimillonarios se apiñan en apartamentos en la zona de Montecarlo, la principal área residencial del Principado, donde se encuentra edificios de hasta 10 alturas construidos al albor de los años 50 y 60, los de mayor expansión de este paraíso costero en Europa.

«Los precios para los mejores ‘penthouses’ pueden superar los 50 millones de euros, y la mayoría de los apartamentos que podríamos decir ‘normales’ tienen un precio de entre tres y 20 millones de euros», afirmó Alexander Kraft, presidente y CEO de Sotheby’s International Realty France.

La principal oferta de viviendas en Mónaco procede de estos edificios de hace más de 50 años o de las villas de principios del siglo XX. Pero también están surgiendo nuevos desarrollos como el de Odeon, un rascacielos doble de 170 metros de altura inaugurado en 2015. También hay otros proyectos como Le Portier y el Îlot Pasteur, donde el precio por metro cuadrado alcanza los 100.000 euros/m2.

Este mercado prohibitivo para el común de los mortales atrae a millonarios y multimillonarios porque prácticamente no pagan impuestos, no sobre la renta, ni sucesiones y donaciones, ni las ganancias de capital. «Las familias locales cuentan con años de riqueza, hay miembros de la realeza y extranjeros con patrimonios muy elevados», destaca Elena Chernyshyeva, bróker de la empresa Tranio.

Pero en vez de envejecer la edad media de las personas que residen en Montecarlo se reduce. Si la edad promedio hace una década era de 55 a más de 60 años, ahora se encuentra entre 35 y 55 años”.

La demanda de estos nuevos desarrollos es tan alta que muchas de las promociones se agotan en cuanto salen a la venta sobre plano. El negocio crece cuando aún vuelven al mercado antes de terminarse.

El último gran proyecto es la ampliación de la ciudad hacia el mar, con 6 hectáreas de terreno ganadas al Mar Mediterráneo, un gran proyecto presentado por el Gobierno con un coste de 2.000 millones de euros, donde además de parques o museos se levantarán 120 apartamentos de lujo.