La feria ha contratado 15.000 empleos temporales, un 13,6% más respecto al año pasado. / Wikimedia commons

La feria ha contratado 15.000 empleos temporales, un 13,6% más respecto al año pasado. / Wikimedia commons

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, comunicó su intención de iniciar una campaña internacional para enriquecer la reputación de Barcelona. Eso fue unas semanas antes de que arrancara el congreso más multitudinario y que mayor proyección mundial da a la Ciudad Condal, el Mobile World Congress (MWC), a pesar de que ahora trasciende que la alcaldesa rechazó recibir al rey Felipe VI en el saludo protocolario. 

Hoy se inaugura el MWC esperando recibir más de 108.000 profesionales de 200 países y generar un impacto económico de unos 471 millones de euros. Eso supondría unos 118 millones de euros al día, mientras que el turismo en la ciudad genera alrededor de 37 millones de euros diarios de normal (según el último informe del sector turístico del Ayuntamiento). Algunos datos, como los niveles de ocupación laboral, acompañan esta estimación de la organización (GSMA). Otros, como la ocupación hotelera y vacacional, rebajan el optimismo.

Colau lanzó la ofensiva diplomática reuniendo a un centenar de representantes del mundo de la innovación, las universidades, las empresas y la cultura el pasado 1 de febrero. Colau debía calar un mensaje de confianza y enfrentarse a la inestabilidad que se proyectó en la ciudad a razón de, principalmente, el atentado terrorista que sufrió en agosto y la situación política en Cataluña. John Hoffmann, consejero delegado de GSMA, aseguró que “no hace falta convencer al Mobile” para estar en Barcelona, aunque semanas antes advirtió que “el evento necesita seguridad política”. De momento, el contrato para celebrar el congreso en Barcelona se mantiene hasta 2023.

En 2016, la organización del MWC y el gremio hotelero pactó un bloqueo de 26.300 habitaciones para asegurar la ocupación de visitantes al congreso anual de móviles, además de ofrecer unos precios y condiciones especiales. Cabe recordar que en la Ciudad Condal rondan las 67.000 habitaciones, según datos del Ayuntamiento. La medida se repitió para 2017, con un número similar de camas y evitando precios demasiado elevados. 

Rentalia, la web de alquiler vacacional del grupo idealista, registró el año pasado una ocupación en Barcelona del 91,5% los 5 días que duró el evento, un crecimiento del 0,8 respecto a 2016.

Este año, sin embargo, las reservas en alquiler vacacional han caído 8,2 puntos, el mayor descenso en cuatro años, según los datos registrados por Rentalia. De la misma forma, los precios de la plataforma han tenido una media de 48,1 euros por persona y noche para los días del MWC, lo que supone una caída del 13,6% con respecto a este tipo de alojamientos durante el MWC de 2017. Ahora mismo, si un asistente quisiera reservar, lo hará por un precio medio de 80,6 euros por persona y noche en Rentalia.

En lo que a ocupación hotelera se refiere, las ocupaciones registradas son del 90%, cuando hace un año habían alcanzado un tope semanas antes de que se iniciara el congreso. Es la primera vez en trece años que no hace lleno. Eso ha supuesto una caída de precios de hasta un -20%. Los visitantes que calcula la organización para 2018 son los mismos que recibió hace un año: 108.000. Este año, a diferencia del anterior, dura un día menos el evento. Con todo, la última confirmación del gremio de hoteles de Barcelona (GHB) es que “ha aumentado la actividad” de reservas este fin de semana para los días lunes, martes y miércoles. Sin embargo, no han querido facilitar porcentajes de ocupación a este medio.

El gremio de hoteles vio, dos semanas antes de que el evento se inaugurara, que aún quedaba un 20% de disponibilidad, mientras que años anteriores, en mismas fechas, solo quedaba el 5%. Otro leve descenso es el que ha percibido el área metropolitana de Barcelona, donde los últimos años vivió un efecto dominó por el lleno en la capital. 

Empleo: se duplica la contratación 

Pero no todo son cifras a la baja. La organización ha calculado que se han contratado 15.000 empleos temporales, entre directos e indirectos, de todo perfil profesional. Azafatas, personal de seguridad, camareros, personal de limpieza o médicos. En total, habrá un incremento del 13,6% de trabajadores respecto a la anterior edición. Para ser conscientes del impacto, basta medirlo con el número de trabajadores en el sector turístico en un año: 90.555 empleados en 2016 (últimos datos registrados por el departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalitat). Así, son el equivalente a un 16,56% de empleados del sector turístico.

La hostelería y la restauración serán los sectores más beneficiados de manera indirecta. En ambos ha crecido la contratación un 110%. Incluso en el sector hotelero, pese a la bajada de reservas, ha habido un incremento de contratación, un 90% este año, según datos del grupo Adecco, empresa de gestión de recursos humanos. Estos últimos destacan puestos de camareros de pisos, recepcionistas y personal de limpieza.