Foto: Newspaperwood

Foto: Newspaperwood

De pequeños todos éramos auténticos ingenieros con papeles entre manos: sabíamos hacer desde barquitos con folios en blanco hasta aviones capaces de sobrevolar las cabezas de los compañeros de colegio. Hoy, la construcción con este material ha dejado de ser un juego de niños para convertirse en una alternativa en la decoración de interiores.

De hecho, cada vez son más los diseñadores que apuestan por crear muebles innovadores hechos de celulosa, en algunos casos utilizando papel reciclado para ser más respetuosos con el medio ambiente.

Una de las propuestas más recientes es la Friction Table, de la empresa Heatherwick Studio. Este mueble, presentado durante la feria de arte contemporáneo Frieze 2017, está hecho de hojas de papel impregnadas en resina, lo que permite que su estructura sea retráctil: se expande y se contrae todas las veces que quieras. Aunque aún no está en venta, tal vez en un futuro podremos presumir de tener invitados de última hora en nuestra mesa de papel.

Foto: Heatherwick Studio

Foto: Heatherwick Studio

Además de ser fácil de reciclar, la celulosa es un material ligero, barato y muy versátil. Por ello, otras empresas han desarrollado líneas enteras de muebles para todos los gustos. Es el caso del estudio Molo que ha creado con papel desde ‘pufs’ hasta lámparas. Su producto estrella son los Softwall, un sistema de biombos hechos con papel ´kraft´ que pueden plegarse o desplegarse en función del espacio del que dispongas.

El objetivo es ayudarte a crear un rincón más íntimo y personal en tu hogar. La empresa también vende estructuras para recubrir las paredes, conocidas como Thinwall, que mejoran la acústica de las habitaciones y aprovechan todo el potencial del material vegetal.  

Foto: Molo

Foto: Molo

Todo de papel: desde las baldosas a los ladrillos

Todos nos hemos quejado alguna vez de que las paredes de nuestra casa parecen de papel al escuchar algún ruido de la casa de los vecinos. Para Sokolovic y Noel O’Connell, fundadores del estudio creativo Dear Human, lejos de ser un fastidio, las paredes con azulejos de celulosa son toda una ventaja. Estos diseñadores crearon en 2010 una línea de baldosas de papel, “ligeras como el corcho y resistentes como la madera”.

Desde que impulsaron este proyecto, llamado Wallpapering, su empresa no ha parado: ahora, además de vender baldosas de numerosos colores y formas, han aprovechado el papel reciclado para crear lámparas, esculturas y sillones.

Foto: Dear Human

Foto: Dear Human

Seguro que alguna vez has utilizado toda tu creatividad para plasmar sobre un folio en blanco la casa de tus sueños. Si eres de los que prefiere dejar volar la imaginación, el diseñador  WooJai Lee, ha creado una suerte de ladrillos de papel con los que puedes montar tus propios muebles.

Los PaperBricks se fabrican con pasta de periódico mezclada con pegamento. El aspecto de estas piezas es similar al mármol, aunque su acabado es más suave y más cálido al tacto. Además, los ladrillos son casi tan robustos como un tablón de madera, por lo que pueden ser cortados, pegados y taladrados para dar forma a cualquier pieza.

Foto: Woojai

Foto: Woojai

Resistentes periódicos reutilizados

Al contrario de lo que se pueda pensar, los muebles de papel pueden resistir el ajetreo diario de cualquier casa. De hecho, las fibras de papel se pueden combinar con otros materiales para crear muebles sólidos que no tienen nada que ver con finas hojas. Un ejemplo de ello, es Newspaperwood, un material ideado por Mieke Meijer confeccionado a partir de periódicos usados.

Para su elaboración, los periódicos se enrollan y se pegan hasta conseguir crear un material compacto con un acabado y un aspecto muy cercano al de la madera. Además, puede ser cortado, lijado y pintado, lo que permite que des rienda a toda tu creatividad.

El papel se abre paso en el reino sueco de Ikea

Ikea, la famosa compañía de muebles sueca, también ha anunciado que introducirá una línea de muebles de papel en un futuro cercano. La cadena tiene a todo un equipo de diseño estudiando las posibilidades que ofrece este material.

Según destaca Michael Nikolic, el responsable creativo del equipo que estudia la creación de este mobiliario, la industria papelera genera una gran cantidad de residuos que se transforman en embalaje. Por ello, la cadena sueca se preguntó qué ocurriría si en vez de utilizar estos desechos para producir bolsas, cajas y paquetes (que acaban tirándose, reciclándose o recomponiéndose para recuperar su función original) creasen “algo más estético con ellos, como por ejemplo sofás”.

La pasta de celulosa, la cerámica de papel, la cola de papel, el algodón de papel e incluso el papel lavable: Ikea está pensando reutilizar el material en todas sus formas para crear muebles fácilmente reciclables. Así que, dentro de un tiempo, puede que te sientes cómodamente en tu casa sobre un sofá de papel.