Manuel Valls

Manuel Valls

idealista/news continúa con su serie especial de entrevistas a los candidatos a la Alcaldía de Madrid y Barcelona. Una vez los alcaldables al consistorio de la capital han dado su opinión sobre las políticas de vivienda, es el turno de los de Barcelona.

Manuel Valls, candidato candidato de Barcelona pel Canvi-Ciudadanos para liderar el Ayuntamiento de Barcelona, destaca en esta entrevista la importancia que tiene para su partido la colaboración público-privada para crear un parque sólido de vivienda asequible, y también destapa sus cartas en cuanto a sus planes para Barcelona: 10.000 VPO en dos candidaturas y nuevos modelos de vivienda para las necesidades sociales emergentes que hay en la ciudad, como la gente mayor, los jóvenes o nuevas unidades familiares.

¿Cómo valora la política de vivienda que se ha llevado a cabo en los últimos cuatro años en Barcelona?

El acceso a la vivienda es ya la segunda mayor preocupación de los barceloneses, por tanto, la gestión de la alcaldesa Ada Colau en este ámbito ha representado uno de sus grandes fracasos. Las propuestas de vivienda fueron uno de los puntos fuertes en el programa que le hizo ganar las pasadas elecciones, pero luego ha demostrado que no ha podido cumplir con su palabra.

¿Cuáles han sido sus puntos fuertes? ¿Y los débiles?

Se ha hecho una buena labor en acabar con los ‘narcopisos’ y los pisos okupados, aunque todavía hay mucho trabajo por hacer en este sentido. Por otra parte, están los 4.000 pisos sociales prometidos, de los que sólo ha entregado unas 700 llaves, el incremento del 40% en el precio de alquiler que hace que muchos jóvenes no puedan permitirse un techo para vivir o las 472 familias que esperan una vivienda por la mesa de emergencia.

¿Cuáles son las principales propuestas de su partido para los próximos cuatro años en cuanto a política de vivienda?

Proponemos construir 10.000 viviendas sociales en dos legislaturas con un 75% de régimen de alquiler asequible, otras 10.000 en el resto del Área Metropolitana de Barcelona y 20.000 más gracias al sector privado que permitan regular el precio a la baja. También promoveremos un gran pacto de vivienda ente el sector público y privado y desarrollaremos nuevos modelos de vivienda para las necesidades sociales emergentes que hay en la ciudad, como la gente mayor, los jóvenes o nuevas unidades familiares.

¿Qué opina sobre la medida de limitar el precio del alquiler tal y como prevé el Gobierno?

Limitar el precio de alquiler no es la solución para que bajen los precios, porque puede provocar que haya menos oferta y por tanto implique a más subida de precio. Ya se ha comprobado que en otros países no ha funcionado.

¿Cree que Barcelona se encuentra en una situación de emergencia en cuanto a precio?

Barcelona es la ciudad más cara para vivir en estos momentos, y eso indica una situación de emergencia en la que hay que intervenir urgentemente. El precio del alquiler se ha disparado un 40% los últimos cuatro años, pero también la compra de nuevas viviendas o de segunda mano han sufrido importantes subidas. Para un 43% de las familias el alquiler supone un 40% de la renta total, cuando ese porcentaje no debería superar el 30%.

 ¿Cuál cree que es la solución?

Construir más y mejor. Se puede hacer, porque hay 82 solares de propiedad municipal disponibles donde se podría construir hoy mismo. Abogar por un pacto entre público-privado también ayudaría a encontrar soluciones de vivienda.

Manuel Valls

Manuel Valls

¿Qué propone su programa para luchar contra la ocupación ilegal (sobre todo de mafias) y para ayudar a las familias vulnerables que han sido desahuciadas

Aplicaremos medidas de disciplina urbanística y ciudadana para acabar con el fenómeno de los narco-pisos y las ocupaciones ilegales

“Cada uno vive donde puede, no dónde quiere, ¿qué opina de esta afirmación?

Debería ser al revés como pasa en muchas zonas de España y Europa, pero por desgracia eso en Barcelona no se cumple. Si el nivel de renta baja o se mantiene, pero los precios de la vivienda suben, es lógico pensar en que cada uno deba ajustarse a sus posibilidades, pero con las medidas que proponemos esperamos invertir esa afirmación.

¿Qué opina de los fondos de inversión inmobiliaria y de su interés en Barcelona?

Es lógico que Barcelona genere interés en fondos de inversión porque todavía es una de las ciudades más atractivas del mundo. Las nuevas construcciones deben ser de calidad y sostenibles, y la colaboración público-privada puede hacer crecer la oferta de vivienda que es necesaria para la ciudad, con una importante parte destinada a alquiler asequible.

“El Ayuntamiento de Barcelona ha tenido una relación tormentosa con el sector inmobiliario” ¿Qué opina de esta afirmación?

La falta de colaboración público-privado ha impedido encontrar soluciones significativas al problema de la vivienda. El actual gobierno no le ha dado confianza al sector privado y ha concentrado todas las soluciones en el sector público, y el resultado ha sido desastroso.

Agilidad administrativa: ¿qué propone para disminuir los plazos de licencias para construir nuevas promociones en Barcelona? ¿Cree que hay un problema en cuanto a su lentitud?

Hay muchas viviendas que se han empezado a construir y todavía están en proceso tras varios años. Construir requiere su tiempo, pero se puede hacer más rápido y mejor de lo que se está haciendo en estos momentos. Para ello agilizaremos la gestión de licencias y llegaremos a acuerdos con los promotores para que destinen un porcentaje elevado al alquiler tasado.

Ada Colau aplicó una ley para que el 30% de las nuevas promociones residenciales se destinaran a VPO. ¿Cree que es una forma acertada de incentivar la vivienda pública o un error porque puede frenar a que las promotoras desarrollen nuevas promociones?

Para mí es un error, porque no se puede imponer una medida así sin consenso con el sector privado. Con ello se frena la construcción y sin construcción no se pueden bajar los precios.

¿Cree que la solución para aplacar la situación de emergencia de vivienda en Barcelona es que haya una unión entre el sector público y el privado?

Sin duda. Con un pacto entre público y privado evitaremos hipotecar las finanzas municipales. Ese pacto tendrá como objetivo proteger la vivienda habitual, ampliar el parque público con una alta demanda acreditada de vivienda, incentivar la oferta privada de vivienda asequible y fomentar el alquiler estable.

¿Vive de alquiler o en propiedad? 

De alquiler.