Kennedy Wilson se acerca un poco más a su objetivo en Puerta del Sol. La compañía ha obtenido la aprobación inicial para la modificación del Plan Especial, y transformar así de residencial a comercial su edificio. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha dado luz verde a la renovación del activo, que suma más de 3.300 metros cuadrados de superficie bruta alquilable en la planta baja, sótano y cinco pisos sobre el suelo.

Cristina Pérez, directora de España, Kennedy Wilson Europa, afirma que «esta es una excelente noticia, ya que la renovación y reposicionamiento de este activo icónico nos permitirá ofrecer un destino comercial atractivo a nivel mundial en una de las plazas más renombradas de Europa».

En el momento de su adquisición, la Puerta del Sol 9 era principalmente residencial y requería una importante remodelación. Aprovechando una fachada de 38 metros lineales que se sitúa de forma prominente en la esquina más concurrida de la plaza, la ejecución de la licencia de obras permitirá transformar el inmueble en una prestigiosa ‘flagship store’ con una planta baja de 5,5 metros de altura.

Tal y como adelantó idealista/news el pasado febrero, el fondo de inversión americano empezó a mover su activo en la conocida plaza madrileña con el objetivo de venderlo por unos 90 millones de euros, según fuentes cercanas a la operación.

Para llevar a cabo la venta a este precio, el grupo debía tener el Plan Especial que les permitiera cambiar el uso a comercial y que justifique la plusvalía de 60 millones de euros que se embolsara en el momento de cerrar la venta.

A finales del pasado diciembre el Ayuntamiento de Madrid mostró su intención de desbloquear la situación del edificio, que lleva cuatro años paralizado a causa de un bloqueo administrativo. El covid-19 ha ralentizado todos los trámites, si bien ahora ya parece que se han reactivado muchas de estas gestiones.