La actividad de la construcción en suelo finalista en Madrid, Baleares y Costa del Sol está siendo de las más dinámicas de España. Pero Sociedad de Tasación avisa de que en los mercados con una demanda creciente de obra nueva pero con una escasa oferta, la tensión se traslada directamente al valor de los suelos, un factor que afecta al precio final de las casas.Barcelona, Sevilla, Pamplona o San Sebastián también empiezan a registrar repuntes en el mercado del suelo. 

Al igual que el mercado residencial, el suelo edificable en España muestra una gran heterogeneidad según donde se mire en el mapa. La situación urbanística de cada región, incluso de cada municipio, puede marcar el precio final de la vivienda, sobre todo de su materia prima, que es suelo. 

La escasez de suelo directamente edificable repercute en una oferta de vivienda, a su vez, escasa, que ante una demanda creciente provoca el encarecimiento de los precios, que se traslada al valor del suelo“, afirman desde Sociedad de Tasación, que ha elaborado un nuevo mapa del suelo urbanístico. 

En su análisis ha visto que en ciudades y regiones como Madrid, Barcelona, Baleares, Sevilla, Costa del Sol y el norte de Pamplona o San Sebastián se está produciendo una reactivación de la actividad constructora de obra nueva residencial, donde se lleva produciendo un incremento de la demanda desde la salida de lo peor de la crisis económica. 

Para ST “la escasez de suelo introduce presión alcista en los precios de la vivienda si la demanda se muestra activa y que los repuntes en el mercado del suelo son consecuencia directa de una mayor demanda de vivienda”.