Los permisos para la construcción de vivienda nueva crecieron un 15,3% interanual en febrero hasta las 6.545 viviendas, una cifra similar a las de 2011. Según la estadística del Ministerio de Fomento, es el segundo mejor dato mensual desde septiembre de ese año y solo superado por mayo de 2016 (7.120). En el acumulado del 2017, el incremento de visados llega al 20,3%.

El número de permisos de obra nueva se mantiene al alza en lo que va de 2017. Después de sumar 6.234 nuevas viviendas en enero, febrero se incrementa casi un 5% hasta las 6.545 casas nuevas, lo que supone un 15,3% interanual más respecto a febrero de 2016.

Respecto al acumulado del año, los visados de obra nueva crecen un 20,3% respecto a los dos primeros meses de 2016, con 12.779 permisos. Todas estas cifras vuelven a colocar la construcción de viviendas en niveles de 2011. De hecho, el dato de febrero es el segundo mejor dato mensual desde septiembre de ese año y solo superado por mayo de 2016 (7.120).

Sin embargo, pese a todos estos datos positivos hay que contextualizar que siguen muy por debajo de lo que se producía en plena burbuja inmobiliaria. Solo en febrero de 2006 se concedieron permisos de obra nueva para 63.993 viviendas, cercano a todos los visados que concedieron durante todo 2016, y que supone una caída que ronda el 90% de la producción de vivienda nueva frente al boom de la construcción.