Pixabay

Pixabay

El turismo es una de las actividades que más han sufrido el golpe del coronavirus, incluido el que se realiza por motivos laborales. Según los datos que maneja Aervio, la plataforma de gestión de viajes corporativos, los viajes de negocios en España se hundieron un 95% en 2020, como consecuencia de las restricciones por la pandemia sanitaria y la sustitución de las reuniones presenciales por las de formato online.

La compañía recuerda que los viajes y eventos corporativos se paralizaron y redujeron prácticamente en su totalidad en plena crisis del covid-19, aunque hay motivos para pensar en una recuperación gradual.

Para empezar, la plataforma recuerda que, en muchos casos, los viajes de negocios son indispensables para las negociaciones y los acuerdos, por lo que descarta que este tipo de desplazamientos vaya a desaparecer, por mucho impulso que estén cogiendo las videoconferencias en los últimos tiempos.

De hecho, Aervio sostiene que desde septiembre, coincidiendo con la vuelta del verano, la actividad registró una clara mejoría, «provocada en parte por el aumento de la cuota de las agencias en los viajes de empresa, debido a la creciente necesidad de asesoramiento y ahorro». Y apuesta por una recuperación paulatina de los viajes corporativos, cuyo «panorama de cara a los próximos meses es favorable”, explican desde la plataforma. 

Sus previsiones apuntan a que el volumen de viajes internacionales y nacionales siga recuperándose a lo largo de este año y se consolide en 2022, pero no sería hasta 2023 cuando consiga volver a los niveles precovid.​​​​​ En 2019, la facturación de la actividad se situó en 12.800 millones de euros.

Dentro de esta previsible remontada gradual, la clave estará «en generar un clima de confianza. Es importante reforzar las políticas diseñadas para garantizar la seguridad de los pasajeros. La implementación de herramientas de geolocalización y comunicación son necesarias para brindar confianza y proteger a los empleados”, destaca la compañía, que considera claves para este año dos factores: la tecnología y la sostenibilidad. «Las agencias de viaje deberán instaurar tecnologías acordes a las nuevas necesidades, como también fomentar estrategias para viajar cuidando el medioambiente», concluye.