Los propietarios que quieren vender su casa en la ciudad de Nueva York, cansados de no encontrar compradores, optan por rebajar el precio. En concreto, en una sola semana del pasado mes de septiembre, han reducido el precio en casi 800 anuncios, la mayor cantidad en, al menos, 12 años.  

En la semana hasta el 9 de septiembre, hubo 774 vendedores en Manhattan, Brooklyn y Queens que recortaron los precios de sus casas, el máximo número para cualquier período de siete días desde 2006, según un informe publicado por la web Street Street. El récord semanal anterior fue en marzo de 2009, durante la recesión mundial, cuando se redujeron de precio 713 propiedades.

Los vendedores con anuncios de viviendas más antiguos están ajustando las expectativas justo cuando llega una ola de viviendas más nuevas llega al mercado, como es habitual en Nueva York. En esa misma semana de septiembre, Manhattan obtuvo 662 anuncios adicionales, el tercer total más alto para cualquier semana en los datos de StreetEasy.

“Es un gran control de los vendedores”, señala Grant Long, economista senior de StreetEasy. “Estamos en un período en el mercado de ventas donde los vendedores han sido increíblemente ambiciosos con los precios que están pidiendo. Tienen que bajar y llevar los precios a donde realmente existe la demanda “.