Foto de Christa Grover no Pexels

Foto de Christa Grover no Pexels

Con el tiempo, las paredes acumulan polvo, suciedad y algunas marcas no deseadas. La limpieza es una solución, pero debes tener cuidado de no dañar la pintura. En primer lugar, es necesario identificar el tipo de pintura utilizada, ya sea pintura común o pintura lavable, que es un gran aliado a la hora de limpiar, ya que las manchas se desprenden con mayor facilidad. Ya sea para un caso o para otro, hay trucos que pueden dar nueva vida a las paredes de casa. Toma nota.

Limpieza de paredes sucias: tipos de pintura

Limpiar las paredes con pintura normal es un poco más difícil, pero no imposible. Para quitar marcas de bolígrafos o dibujos de niños, y otras manchas, puedes usar una esponja suave (pero solo la parte amarilla) humedecida en una pasta hecha con agua, bicarbonato de sodio y un poco de detergente. Debes realizar movimientos circulares sobre las manchas o rayones sin hacer fuerza al frotar. Después, simplemente enjuaga con un poco de agua y usa un paño de microfibra seco, por ejemplo.

La tinta lavable facilita mucho el proceso de limpieza. En este caso, para limpiar la pared, basta con llenar un recipiente con 500 ml de agua, 250 ml de alcohol y 50 ml de detergente neutro. Luego será necesario humedecer la esponja y fregar las paredes (siempre con la parte blanda). Finalmente, usa un paño limpio y húmedo para quitar los productos.

Limpiar las manchas de grasa de la pared

Para quitar las manchas de grasa puedes mezclar un poco de agua tibia con bicarbonato de sodio para formar una pasta. Luego, simplemente aplica sobre la mancha y frota con un paño suave o una esponja (ambos secos). Para manchas de grasa más resistentes, intenta usar una mezcla de vinagre blanco y agua.

Photo by JESHOOTS.COM on Unsplash

Photo by JESHOOTS.COM on Unsplash

Limpiar paredes húmedas y mohosas

La humedad y el moho son un problema real. Y limpiarlos es un dolor de cabeza. Primero, ventila la estancia y asegura la circulación de aire en la habitación, usa una máscara, guantes de goma y protección para los ojos.

Para limpiar paredes con este tipo de problemas puedes diluir una medida de lejía en tres medidas de agua. Luego, aplica esta solución sobre la zona, espera un poco y frota las manchas con una esponja. Finalmente, retira el exceso de producto, humedece la zona y límpiala con un paño seco. Si eso no funciona, puedes buscar productos especialmente indicados para este tipo de problemas.

Limpiar papel pintado

El papel pintado también necesita limpieza. En este caso, será fundamental apostar por sustancias que no dañen el papel. Primero deberás quitar el polvo con una aspiradora o una escoba limpia envuelta en un paño.

Una mezcla de agua tibia y unas gotas de detergente será suficiente para limpiar el papel pintado. Si tiene una base de vinilo, puedes probar con cuidado una mezcla de vinagre blanco y agua tibia. Siempre debes frotar suavemente.