Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

Si vives en un piso, sabrás de lo que estamos hablando: ya no es que oigas los tacones de la vecina de arriba, o el arrastrar de muebles, o la ducha de los de abajo… ¡es que incluso te llegan los ronquidos de tu vecino del 4º A por las noches!

¿Tiene solución? Por suerte la respuesta es ‘sí’, y sin cambiar de casa. Simplemente habrá que ‘tunearla’ en función de lo que más necesites. “Entre los ruidos más molestos están, y por este orden, el tráfico de la calle, las conversaciones de los vecinos, las pisadas y movimientos de muebles en pisos superiores, la música y sonido de televisión de viviendas vecinas y finalmente, las cisternas y tuberías de bajantes”, comenta Pablo García, de Atrezo Arquitectos.

Cada edificio tiene unas características técnicas y constructivas por lo que no hay una solución común al problema. Cuando se hace una intervención integral y completa en todo un edificio la eficacia es mayor que viviendas aisladas, pero cuando no hay acuerdo mejor reducirlo en la medida de lo posible”, añade.

El ruido se manifiesta en nuestras viviendas de dos formas: como ruido aéreo y ruido de impacto-vibraciones. Hay algunos ruidos que podemos solucionarlos desde dentro como receptores del sonido y otros que deberán ser minorados desde fuera, por los emisores del ruido.

Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

“Para aislar la vivienda del ruido exterior normalmente no hace falta actuar sobre los muros, con cambiar las ventanas es suficiente. Eso sí, deben aislar al menos 30 dBA. Unas ventanas con medidas estándar de 1,20 x 1,00 de PVC cuestan aproximadamente 180 euros”, aclara. Hay otra alternativa: “Si optamos por aumentar el aislamiento de los cerramientos de fachada rellenando la cámara de aire por inyección con espuma de poliuretano de baja densidad, saldría unos 10€/m2, que para un piso de 60m2 supondría un coste aproximado de 300 euros”.

Pero vayamos a un ejemplo práctico de este tema: los ronquidos del vecino del 4º A. “Para aislar las paredes lo ideal sería demolerlas y construirlas de nuevo, con especial atención a los encuentros con suelo y techo, donde se tiene que colocar una banda de polietileno. Pero sabemos que en la mayoría de los casos no es posible. Así que la solución más viable es un trasdosado a la pared existente. Un trasdosado consiste en una estructura de yeso laminado de 50 mm con lana y 40 mm de lana de roca, añadiendo una membrana acústica que es una lámina bituminosa de alta densidad de de 4 mm. Con este sistema hemos perdido 5 cm en cada habitación pero hemos aislado hasta 60dBA. El precio aproximado es de 35 euros/m2, que para una vivienda de 60m2 podría suponer un coste de 600 euros”, detalla el arquitecto.

Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

Pero cuando no son los vecinos, son las bajantes de los baños: “Las bajantes también se pueden aislar. La solución consiste en adherir una banda elastomérica de alta de 3,9 mm de espesor. El precio rondaría unos 15 euros por cada metro que aislemos, a lo que hay que añadir las aperturas y cierres que se tengan que realizar en los falsos techos o cerramientos. Estimamos que, para una vivienda de 60 m2, podría suponer unos 340 euros aproximadamente”.

Otras soluciones que pueden ayudar son iniciativas en cada vivienda como paneles absorbentes o alfombras y moquetas. “Se tratan de medidas para emitir menos decibelios, nunca para aislarnos del que recibamos”, finaliza.

En todo caso, estamos hablando en todo momento de viviendas construidas antes de la entrada en vigor del código técnico de la edificación, de 2006. Los que se construyeron después no deberían tener este tipo de problemas.