Pixabay

Pixabay

El Gobierno ha cumplido su promesa de dar una vuelta de tuerca a las pensiones y el proyecto de la primera parte de la reforma que quiere llevar a cabo ya cuenta con el visto bueno del Congreso, aunque ahora debe ser respaldada en el Senado.

Las nuevas medidas que contempla la reforma, la primera en ocho años, están enfocadas a garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones en España. Y entre las más destacadas se encuentran la derogación del factor de sostenibilidad, que recortaba la cuantía inicial de la pensión en función del aumento de la esperanza de vida; la subida de 0,6 puntos de las cotizaciones durante 10 años (entre 2023 y 2032) para llenar la ‘hucha’ de las pensiones y enfrentar la jubilación de la generación de los ‘baby boomers’; y algunas modificaciones en las jubilaciones anticipadas, con el fin de acercar la edad real de jubilación a la legal y favorecer las carreras de cotización más largas. Los cambios llegan tanto para las que son de carácter voluntario como involuntario. 

Jubilaciones anticipadas voluntarias

Las jubilaciones anticipadas voluntarias son aquellas que pueden realizarse a petición del trabajador dos años antes de la edad ordinaria, siempre y cuando lleven cotizados un periodo de tiempo determinado (37 años y tres meses en 2021), aunque esta opción supone un recorte de la pensión percibida. 

Para alargar la carrera profesional, la reforma introduce incentivos como un cheque de hasta 12.000 euros o un 4% de pensión adicional de por vida, y la mejora y flexibilización de los coeficientes reductores en las jubilaciones anticipadas voluntarias. 

Así, llegan nuevos coeficientes que reducen las pensiones resultantes de anticipar la jubilación: hasta ahora se aplicaban de forma trimestral, aunque a partir del 1 de enero serán coeficientes reductores mensuales. Y se aplicarán sobre el importe de la pensión, en vez de sobre la base reguladora como se hace actualmente. 

Según publica el diario El Economista, estas modificaciones buscan penalizar sobre todo aquellas jubilaciones anticipadas voluntarias que se producen mucho antes de la edad legal de retiro, así como aquellas que se producen pocos meses antes. Es decir, penaliza a las que se producen 23-24 meses antes o bien, entre uno y tres meses antes. En cambio, se verán beneficiadas aquellas jubilaciones anticipadas voluntarias que se produzcan en unos plazos intermedios, principalmente entre 13 y 19 meses antes de la edad legal de jubilación.

Existen cuatro grupos de coeficientes reductores en función de los años que hayan cotizado los trabajadores, siguendo el patrón de cuantos más años se hayan cotizado, menor es el coeficiente reductor a aplicar. [Consulta aquí más información sobre los coeficientes]

Jubilaciones anticipadas involuntarias

Estas jubilaciones son las que se deben a despidos de los trabajadores por razones de reestructuración de las empresas y pueden realizarse hasta cuatro años antes de la edad de retiro ordinaria.

De nuevo, la reforma establece nuevos coeficientes reductores mensuales que se aplicarán sobre la cuantía de la pensión. También dependerán de los años cotizados por los trabajadores, aunque establece unos baremos concretos en función del periodo que se adelante:

  • Jubilación anticipada involuntaria con un año de adelanto: reducciones de entre el 4,75% y el 5,5%
  • Jubilación anticipada involuntaria con dos años de adelanto: reducciones de entre el 12% y el 15%
  • Jubilación anticipada involuntaria con tres años de adelanto: reducciones de entre el 18% y el 22,5%
  • Jubilación anticipada involuntaria con cuatro años de adelanto:  reducciones de entre el 24% y el 30%

Casos especiales

El texto también ofrece en este caso la posibilidad de acogerse a los coeficientes reductores que se aplican en el caso de las jubilaciones anticipadas voluntarias en el caso de que sea más favorable.

Por otro lado, quienes opten por una jubilación anticipada voluntaria pueden acogerse a los coeficientes reductores que se aplican en las involuntarias siempre que estén cobrando el subsidio por desempleo al menos con tres meses de antelación.

Por último, en el futuro también habrá cambios en las jubilaciones anticipadas por razón de profesión (por ejemplo, aquellas especialmente peligrosas o tóxicas, como mineros, bomberos, policías, toreros, pilotos…). Se establecerán coeficientes reductores específicos para cada profesión y se revisarán en un plazo máximo de 10 años.

Complemento adicional a las jubilaciones anticipadas

El texto aprobado en el Congreso también menciona un complemento especial en 2022 para quienes se jubilaron de forma anticipada entre 2002 y 2021. Según detalla la disposición adicional única, se trata de un «complemento para mejora de las pensiones de jubilación de los beneficiarios con al menos 44 años y 6 meses de cotización que hayan accedido a la jubilación de forma anticipada entre el 1 de enero de 2002 y el 31 de diciembre de 2021».

Ahora bien, para percibirlo es necesario cumplir unos requisitos: 

1. Las personas beneficiarias de pensión de jubilación causada entre el 1 de enero de 2002 y el 31 de diciembre de 2021, que hayan accedido a la pensión de jubilación anticipada de forma involuntaria como máximo cuatro años antes de alcanzar la edad ordinaria de jubilación, tendrán derecho, con efecto de 1 de marzo de 2022, a un complemento cuya cuantía vendrá determinada por la diferencia entre la cuantía resultante de aplicar a la pensión inicial los coeficientes reductores previstos en esta norma y la pensión inicialmente reconocida, siempre que reúnan los siguientes requisitos:

  • Que se acrediten al menos cuarenta y cuatro años y seis meses de cotización.
  • Que la cuantía de la pensión inicial hubiera sido superior si se le hubiere aplicado los coeficientes reductores vigentes a 1 de enero de 2022.

2. Lo dispuesto en el apartado anterior será de aplicación a las personas beneficiarias de pensión de jubilación causada entre el 1 de enero de 2002 y el 31 de diciembre de 2021, que hayan accedido a la pensión de jubilación anticipada de forma voluntaria como máximo dos años antes de alcanzar la edad ordinaria de jubilación y reúnan los requisitos establecidos en el citado apartado anterior. Es decir:

  • Que se acrediten al menos cuarenta y cuatro años y seis meses de cotización.
  • Que la cuantía de la pensión inicial hubiera sido superior si se le hubiere aplicado los coeficientes reductores vigentes a 1 de enero de 2022.

Según el texto, «el importe correspondiente se abonará en 14 pagas, tendrá la naturaleza de pensión de jubilación y se integrará en la misma a todos los efectos, incluida la aplicación del límite al que se refiere el artículo 57 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social y sin perjuicio, en su caso, de la absorción del complemento por mínimos que se viniera percibiendo. Cuando se trate de pensiones reconocidas al amparo de normas internacionales, para fijar el importe del incremento mensual serán de aplicación las reglas establecidas en dichas normas sobre determinación y cálculo de la cuantía de las pensiones». Y establece que no será necesario solicitarlo, sino que «la Entidad Gestora reconocerá de oficio el derecho al complemento regulado en la presente disposición en el plazo de tres meses contados a partir de la entrada en vigor de esta Ley, de acuerdo con la información contenida en la base de datos de prestaciones de la Seguridad Social y en el fichero general de afiliación, que acreditarán, respectivamente, la clase de jubilación anticipada causada y los años de cotización cumplidos».