Los precios de los alquileres de apartamentos para familias en ciudades como San Francisco, Nueva York, Seattle, Miami o Chicago han caído en el último año, moderando unos mercados que llevaban años de subida y se encuentran entre los más inaccesibles del mundo.

En San Francisco, la ciudad más cara de Estados Unidos, los precios en noviembre de un apartamento de una habitación se situaron en una media de 3.390 dólares al mes (2.875 euros), lo que supone una caída del 1,8% en tasa interanual, según datos recopilados por la web Zumper. Entre los apartamentos de dos habitaciones, con un precio medio de 4.380 dólares (3.713 euros), la caída ha sido del 12,4% frente al pico de octubre de 2015. San Francisco y la vecina Oakland están experimentando una moderación en el mercado de alquiler. En ciudades como Palo Alto, el corazón de Silicon Valley, los precios de una vivienda de dos habitaciones han bajado un 1% hasta los 3.670 dólares, según datos de RentCafé.

El boom de las empresas tecnológicas ha empujado los precios de la vivienda en esa zona de California a récords de dimensión mundial, provocando que hasta los empleados de grandes multinacionales tengan dificultades para encontrar un hogar asequible y amplio.

En otros lugares del país los apartamentos de dos habitaciones también cayeron, como en el caso de Nueva York, con una bajada del 1,2% interanual; Seattle (Washington), con un 3,2%, o Miami, con una rebaja del 4%.

Las ciudades con los mercados de alquiler más caros han comenzado a bajar los precios con la esperanza de atraer demanda. Algunos agentes hasta ofrecen uno o dos meses de alquiler gratis para atraer a un público que tras las constantes alzas se había alejado de muchas grandes ciudades.

En muchas de estas ciudades se ha visto un gran aumento de la construcción de altos edificios de apartamentos, lo que ha elevado la oferta de alquiler disponible e iniciado una política agresiva de atracción de inquilinos.

La mayor caída desde los máximos de 2015 se ha dado hasta noviembre en Chicago, donde los precios de alquiler de pisos se han desplomado más de un 25%.

No obstante, pese a la caída de los precios en algunos mercados los actuales inquilinos que se ven pagando precios más alto que los nuevos vecinos no consiguen negociar los precios a la baja , a no ser que amenace con mudarse a otro piso, según indica el informe de Zumper.

En el polo opuesto a las caídas de precios, destaca la ciudad de Washington DC, donde los alquileres de un piso de una habitación han subido en un año un 11,5% y han tocado un nuevo récord histórico de 2.330 dólares, mientras que los apartamentos de dos habitaciones se han encarecido un 14,2% hasta los 3.060 dólares mensuales.