En lo que llevamos de 2018, la Agencia Valenciana de Turismo ha registrado 6.010 nuevas viviendas turísticas. Más de la mitad se inscribieron en alicante (3.856), 1.426 en Castellón y 728 en Valencia. Abril fue el mes que más altas registró, cerca de 2.000 nuevas viviendas. Actualmente, el número total es de 66.755 pisos turísticos, por lo que en este primer trimeste de año ha crecido un 10%.

La Agencia Valenciana de Turismo ha contabilizado los pisos destinados a alquiler vacacional. Por provincias, Alicante cuenta con 40.326, Castellón con 13.727 y Valencia con 12.702.

Este acelerón sigue el ritmo que mantuvo durante 2017, que cerró con un 39% más que en 2016: el registro oficial contabilizó 16.189 inmuebles más el año pasado.

Una guía de buenos usos

La Agencia, junto a el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de la Comunitat, ha elaborado una guía para que propietarios y usuarios de este tipo de viviendas sepan sus obligaciones con los vecinos y la comunidad.

Esta guía ya está disponible en la página oficial de la Agencia, donde además de toda la información útil, contempla las normas de la comunidad de propietarios y que limita la explotación de este tipo de residencias. 

Otro de los planes que tiene en marcha la Agencia de Turismo valenciana es la de una campaña contra el instrusismo en el sector turístico. De momento, la prueba piloto ha sido Gandia (Alicante), tal y como anunciaron el pasado viernes, y esperan que se extieneda a otros municipios de la Comunitat Valenciana. La iniciativa pretende acabar con el fraude legal y esas viviendas turísticas que operan de forma clandestina.

En caso de que el propietario de la vivienda no registre la actividad turística de manera oficial, puede ser sancionado con hasta 90.152 euros (el tramo más alto) y una clausura del piso durante tres años.