Creative commons

Creative commons

Todos hemos oído hablar de la energía solar y de su conveniencia para el medioambiente. Lo que no estaba tan claro, hace unos años, era su conveniencia para tu bolsillo. Desde la derogación del conocido como “impuesto al sol” y tras la aprobación del Real Decreto Ley 15/2018 de 5 de octubre, destinado a introducir medidas urgentes para la transición energética, la rentabilidad de las placas solares ha dejado de estar en entredicho.

Vamos a analizar todos los factores que hay que tener en cuenta para estimar dicha rentabilidad.

Costes iniciales y de mantenimiento en la instalación de placas solares

Instalar placas solares en tu casa o negocio tiene un coste inicial que varía en función de tus necesidades energéticas, del propósito de la instalación, de la calidad del kit solar y otros muchos factores.

En primer lugar, has de costear los componentes, como los paneles, los inversores, la batería, el cableado, el generador, etc. Por otro lado, también debes hacer frente a los gastos de instalación, que variarán en función de la empresa que se ocupe de realizar la obra.

De media, una instalación de 3.5 kW con acceso sencillo cuesta, en total, 5.000 euros. En caso de que se trate de una instalación de 5 kW con un acceso complejo, el precio se incrementa hasta los 7500 euros.

Durante la vida útil de la instalación solar, a veces, tendrás que afrontar algunos costes de mantenimiento; sin embargo, estos suelen derivarse de condiciones climáticas severas o del desgaste de ciertas piezas después de que se agote la garantía, de manera que no son excesivos y su carácter es ocasional.

Compra o arrendamiento

En caso de que no lo sepas, tienes la opción de alquilar la instalación fotovoltaica. Optar por comprar o alquilar es una cuestión que depende de varios factores.

Por ejemplo, si tu objetivo es maximizar los beneficios de la inversión, la mejor alternativa es la compra, ya que, además de reducir tu factura de la luz a largo plazo, también te permite incrementar el valor de tu vivienda.

Por otro lado, arrendar es más lógico y beneficioso si tus metas son reducir tu huella en el entorno y generar energía completamente renovable.

Demanda energética

Si tu objetivo principal es reducir tu dependencia de la red eléctrica, tendrás que comprender cuánta energía solar necesitas para limitar el consumo de la red general.

Una de las formas más prácticas es hacer esta comparación:

  • Un panel solar de 100 vatios producirá 100 vatios por hora, siempre que la batería o el generador permitan almacenar la energía.
  • Mira tu factura de energía. Podrás apreciar los kWh, que son 1.000 vatios por hora. Se trata de una unidad de energía básica. Tu factura debe mostrar el uso promedio de kWh por mes.

El uso promedio de kilovatios para las viviendas unifamiliares es de unos 900 kilovatios por mes. La mayoría de nosotros tenemos varios aparatos electrónicos y electrodomésticos en funcionamiento durante todo el año: refrigerador, congelador, aire acondicionado en verano o bomba de calor en invierno, lámparas, etc.

Para determinar cuánta energía consumes al día, basta con dividir el gasto mensual entre 30 (días).

Hay muchas formas de estimar la cantidad de energía que se puede producir en España por medio de una instalación fotovoltaica, aunque el instalador es el más capacitado para contestar a esta pregunta. En nuestro país, que recibe bastantes horas de sol, es accesible cubrir la cuota diaria necesaria.

Cuánto se ahorra con el autoconsumo de energía fotovoltaica

En este apartado vamos a analizar la rentabilidad del autoconsumo fotovoltaico en la factura de la luz.

Generalmente, se suele hablar de un ahorro del 50% en consumo con respecto al abastecimiento regular. Según los expertos, en viviendas en las que el consumo es como mínimo de 50 euros, ya resultan convenientes las placas solares. Eso sí, cuanto más se gasta, más se ahorra, de modo que podemos encontrar diferentes plazos de amortización en función del consumo.

Dentro del autoconsumo fotovoltaico, puedes optar por la modalidad excedentaria, en la que te pagan por la electricidad que no consumas. Generalmente, te compran la electricidad a un precio menor que el de mercado (aproximadamente de 0,05 €/kW), pero aún así es una forma de conseguir ingresos a partir del excedente producido. En grandes instalaciones, con muchos metros de cubierta, el beneficio puede ser bastante razonable.

A partir de 6 m2 se puede obtener 1 kW de energía, por lo que, en un hogar que requiera 4 kW, se necesitan 24 m2.

Cuando se trata de negocios, en los que el consumo energético tiene lugar en las horas de mayor producción, es una opción muy rentable, ya que disminuye, de manera drástica, la dependencia del suministro eléctrico regular.

¿Cuánto valor agregan a tu vivienda los paneles solares?

Otro aspecto que puede recompensar tu inversión en paneles solares es el aumento del valor de tu casa; así que si planeas venderla, debes saber que dentro de dos décadas los paneles solares pueden marcar la diferencia en su valor de reventa.

El valor añadido variará un poco entre diferentes casas, principalmente, según la ubicación y el valor general dentro de un área determinada. Gracias a este incremento, que según algunos estudios puede llegar hasta el 4% sobre el valor de mercado, es posible recuperar el coste de la instalación en la venta de la casa e incluso recibir un retorno mayor. 

En definitiva, si te preguntabas sobre la rentabilidad de las placas solares, debes saber que es una inversión que se puede amortizar en un máximo de 7 años. Teniendo en cuenta que la vida media útil de estos equipos es de 20 años, se trata de una buena alternativa energética que, además, permite cuidar del medioambiente.