Las ejecuciones hipotecarias registraron un descenso del 37,8%, hasta las 30.094, su cifra más baja desde 2008. Mientras, los lanzamientos practicados cayeron también un 3,6% por debajo de los 61.000 desahucios. Sin embargo, según los datos del Consejo General del Poder Judicial, los lanzamientos de alquileres repuntaron un 4,3% hasta los 35.666 desahucios, más de la mitad de las intervenciones judiciales.

El Consejo General del Poder Judicial ha publicado sus estadísticas sobre los efectos de la crisis económica en los órganos judiciales. Durante el pasado 2017, las ejecuciones hipotecarias cayeron un 37,8% interanual. Estas 30.094 unidades suponen la cifra más baja desde 2008. El pico de las ejecuciones hipotecarias se produjo en 2010, con 93.636 actos de este tipo ante la justicia.

Por regiones, Andalucía (7.002), Cataluña (4.635) y la Comunidad Valenciana (4.558) registraron el mayor número de ejecuciones hipotecarias en 2017, aunque fue en Aragón, Cataluña, Navarra y La Rioja, donde se dieron caídas superiores al 50% frente al año anterior.

Los lanzamientos por alquiler suponen el 58% de los desahucios derivados de la LAU

Por la parte de los lanzamientos practicados, durante 2017 cayeron un 3,6% interanual hasta los 60.754 casos. Los lanzamientos se refieren a todo tipo de inmuebles, no solo viviendas, y también incluye las segundas residencias, no solo la vivienda habitual.

Cataluña (13.308), Andalucía (10.437) y la Comunidad Valenciana (8.207) fueron las comunidades donde se practicaron más lanzamientos.

Por procedencia del inmueble, seis de cada diez desahucios son consecuencia de procedimientos de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), lo que supone 35.666 casos. Otro 36,8% (22.330) proviene de las ejecuciones hipotecarias antes mencionadas. Estos lanzamientos por impago del alquiler subieron un 4,3% en 2017, mientras que los de las ejecuciones cayeron un 15,4% interanual.

Las regiones que tuvieron más desahucios procedentes de la LAU fueron Cataluña (8.624), Madrid (5.001) y Andalucía (4.713).