BBVA

BBVA

Pintan bastos para los bancos en 2019. A pesar de que estaba llamado a ser el año de la recuperación de los tipos de interés y se esperaba un mayor crecimiento del crédito, lo cierto es que el escenario podría desembocar en la primera caída de beneficios en siete años.

El consenso de mercado cree que el beneficio conjunto de los bancos cotizados se situará este año alrededor de los 16.700 millones de euros, un 1,2% menos que en 2018, lo que supondría la primera caída de ganancias desde el peor año de la crisis. 2012 fue el ejercicio en el que se hizo oficial el rescate de Bankia y el préstamo internacional a España para recapitalizar el sector financiero, y en el que la economía doméstica estuvo al borde del rescate.

Desde entonces, el beneficio de las principales entidades financieras del país ha ido creciendo con más o menos alegría dependiendo del ejercicio, aunque este año los analistas prevén una caída de dos dígitos para BBVA y Caixabank, mientras que Bankia se quedará en línea con el pasado ejercicio. Para Santander y Bankinter se esperan alzas de entre el 3% y el 5%, mientras que para Sabadell podrían superar el 6%, sin contar extraordinarios. El peor parado será BBVA, que el año pasado se anotó unas plusvalías por la venta de su negocio en Chile. 

¿Y por qué se espera este resultado? La respuesta está en un cúmulo de factores: el primero es que, de momento, el Banco Central Europeo (BCE) está enfriando las expectativas de subida del precio del dinero en la eurozona. A pesar de que se esperaba un alza de los tipos de interés para después del verano, la ralentización económica y la baja inflación están retrasando el movimiento al alza, que sería el primero desde 2011. De momento no se esperan cambios hasta 2020.

A esto se suman los frentes judiciales que tienen abiertos por las cláusulas abusivas de las hipotecas. Solo por la vía extrajudicial, el sector ha devuelto ya 2.300 millones de euros a los clientes, cifra a la que se suman las sentencias que han dictado los juzgados especializados en cláusulas abusivas dando la razón a los consumidores, que superan las 108.000, según los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Por si fuera poco, en septiembre se conocerá la decisión del abogado del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre la posible abusividad del índice IRPH de las hipotecas. En caso de fallar en contra de la banca, el impacto para el sector rondaría los 4.000 millones de euros, según los cálculos del banco de inversión Goldman Sachs. Su homólogo Morgan Stanley, por su parte, eleva el potencial impacto máximo en 7.000 millones. 

Suma y sigue, porque a todos ello se suma el leve crecimiento del crédito, lo que produce que el saldo vivo de préstamos sobre el que el sector aplica los intereses siga contenido. En este escenario, la banca continúa inmersa en un ajuste de plantilla y sucursales para reducir todo lo posible los costes.