Pixabay

Pixabay

El coronavirus comienza a provocar los primeros descensos en el alquiler de viviendas de mercados tan importantes como el de Manhattan. El precio del arrendamiento ha descendido hasta los 2.500 euros de media, según el portal inmobiliario Streeteasy. Una cifra que supone alcanzar mínimos en casa una década. En concreto, el precio no estaba tan bajo desde 2011 en esta ciudad, según informa The Objetive

La crisis sanitaria ha derivado en una económica que ha terminado por afectar a muchos sectores. Entre ellos se encuentra el inmobiliario donde e retail y las oficinas son los segmentos peor parados. El residencial ha aguantado el tsunami, pero no todos los mercados y negocios se han comportado igual. Por ejemplo, la compraventa ha resistido mejor la pandemia, sobre todo la de obra nueva, que el alquiler. En este sentido se ha podido comprobar como los arrendamientos de viviendas localizadas en las grandes urbes de medio mundo han descendido desde la aparición del covid-19. 

La página de anuncios Streeteasy señala que los propietarios han comenzado a lanzar ofertas muy agresivas para intentar arrendar sus viviendas. En esta línea, el portal inmobiliario asegura que muchos caseros ofrecen la posibilidad de no pagar varios meses de renta en contratos de un año. Medidas desesperadas ante el descenso de la demanda. 

Sin embargo, la oferta ha aumentado durante los últimos meses. La cifra de alquileres disponibles en Manhattan ha crecido y supera los 72.000 apartamentos, es decir, 30.000 casas más de los que estuvieron disponible en el ejercicio anterior en la ciudad. «Los inquilinos ya no están dispuestos a pagar el recargo de vivir en Manhattan porque ya no tienen que trasladarse a la oficina cinco días a la semana», asegura en el documento la economista Nancy Wu en unas declaraciones que recoge The Objetive

Analizando el mercado de alquiler de los cinco distritos de Nueva York, Manhattan es el que mayor número de descuentos ha registrado, aunque Brooklyn también se anota bajadas notables, con un 30,7% de alquileres con rebajas, y Queens, con un 26,6%. Cifras que tienen una explicación: el éxodo de un gran número de personas de la ciudad. De hecho, más de 246.000 ciudadanos han solicitado un cambio de domicilio fuera de Nueva York desde marzo.