El colapso de los juzgados especializados en atender el aluvión de demandas por las cláusulas abusivas de las hipotecas tiene consecuencias para los afectados: de media, la resolución puede tardar alrededor de 16 meses y esa espera supone un coste extra.

Según el depacho de abogados Sanahuja & Miranda, los afectados deben asumir un gasto de más de 300 euros mensuales como consecuencia de la espera. Por tanto, y teniendo en cuenta el tiempo medio de espera, la ‘factura’ total podría alcanzar los 4.800 euros por cabeza.

Y no podemos olvidar que hay en torno a 4 millones de particulares afectados por las cláusulas suelo de las hipotecas y que las demandas que reciben los juzgados especializados no han dejado de crecer desde que el Tribunal Supremoy el Tribunal de Justicia e la Unión Europea (TJUE) ratificaron su fallo a favor de los consumidores en esta materia para recuperar las cantidades perdidas debido a dicha cláusula abusiva.

No obstante, la creación de los juzgados especializados no ha tenido la efectividad esperada: están completamente colapsados.

Según las últimas cifras que ha publicado el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), desde que se pusieron en marcha los juzgados provinciales especializados el pasado verano han recibido 259.921 demandas en el conjunto de España, de los que solo se han resuelto 52.166. Es decir, apenas han dado salida a uno de cada cinco casos, incluyendo sentencias, autos finales y decretos.

“En estos momentos ya hay miles de casos de demandas que acumulan más de un año de espera para ser admitidas a trámite para su posterior resolución debido a la saturación de la mayoría de los juzgados especializados”, explica el despacho.

Por eso, recalca, desde el sector judicial se reclama que cualquier juzgado de primera instancia pueda aceptar a trámite demandas por cláusulas suelo, pues ni la complejidad jurídica de estos casos es suficiente como para justificar esta demora ni la doctrina fijada por el TS y el TJUE admite ningún tipo de duda, por lo que la resolución de estos casos debería poder hacerse efectiva en cuestión de meses.

Por otro lado, el despacho aprovecha la ocasión para criticar la decisión de muchos bancos de no cerrar un acuerdo extraordinario con el cliente, a sabiendas de que casi el 98% de las resoluciones judiciales dan la razón a los afectados. 
 
“La mayoría de casos se ganan, siempre que estemos hablando de un consumidor que demanda a su banco por una cláusula suelo. No se acaba de entender la razón por la que los bancos apuestan por la vía de extender el conflicto”, indica. 
 
Y es que muchas entidades financieras apuestan por el alargamiento del conflicto y rechazan de manera sistemática resolverlo mediante acuerdo extrajudicial con el particular, lo que está colapsando todavía más los juzgados.