Pedro Sánchez ante su partido en el inicio de la XIII Legislatura / Gtres

Pedro Sánchez ante su partido en el inicio de la XIII Legislatura / Gtres

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, aboga por el consenso y el diálogo para la próxima legislatura y ofrece ocho pactos de Estado sobre un pacto educativo y por la ciencia, renovar el Estatuto de los Trabajadores y las pensiones o impulsar una agenda feminista. Además de continuar con la transición ecológica, poner medidas para permitir el acceso a la vivienda a los jóvenes, reconocer la eutanasia y abordar la cohesión social y territorial.

El arranque de la XIII Legislatura comenzó este martes con la sesión de constitución de las Cortes, tanto el Congreso como el Senado, donde han sido elegidos por presidentes de sendas Cámaras los socialistas Meritxell Batet y Manuel Cruz, respectivamente.

El presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha adelantado en la reunión de su grupo parlamentario, donde tras la Elecciones Generales del pasado 28A consiguió 123 diputados y 137 senadores, los ocho ejes de su política en esta legislatura.

Sánchez, que aún tiene que negociar los pactos para salir investido presidente, ha propuesto ocho pactos de Estado al resto de partidos:

  • Nuevo pacto educativo y un pacto por la ciencia
  • Nuevo Estatuto de los Trabajadores
  • Sostenibilidad de las pensiones
  • Impulsar la transición ecológica
  • Agenda feminista
  • Políticas de vivienda para los jóvenes
  • Derecho a la eutanasia y la muerte digna
  • Cohesión social y territorial

“Una de las apuestas de la legislatura serán políticas de vivienda para que sea un derecho y no un bien de lujo», ha afirmado Pedro Sánchez.

En los 10 meses del pasado Gobierno del PSOE ha sacado adelante, no sin problemas, el Real Decreto-ley de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler, además de impulsar el trabajo hacia una Ley de Vivienda estatal, que recoja los derechos de los ciudadanos a poder vivir en una vivienda digna.

Este Plan pretende impulsar la construcción de 20.000 viviendas públicas en regimen de alquiler que sirvan para rebajar la tensión de un mercado al alquiler en precios máximos en muchas de las principales ciudades del país.