Gtres

Gtres

Si nuestra casa está en una planta baja, debajo de terrazas o balcones, recibe poca luz solar, tiene mucha humedad o una mala ventilación, existe una mayor probabilidad de que se forme moho en las paredes. El moho es un hongo que, además de dañar la estructura y estética de la casa, resulta perjudicial para la salud y puede causar problemas respiratorios. En este artículo, te damos algunos consejos para ayudarte a eliminar las manchas de moho dentro de tu hogar.

En invierno, el interior de las casas tiende a acumular más humedad, creando el ambiente ideal para la aparición de manchas de moho – recuerda que el nivel de humedad en ambiente no debe exceder el 55%. Este hongo puede propagarse muy rápidamente si no se elimina a tiempo, de ahí la importancia de tratar el problema lo antes posible. Para mantener la casa libre de moho puedes utilizar estos trucos caseros y tener en cuenta una serie de consejos:

Trucos caseros para eliminar el moho

  • Mezcla bicarbonato de sodio con agua y aplica la solución sobre la zona afectada con una esponja. Después debes dejar que actúe durante una hora;
  • El vinagre blanco también es bastante efectivo para eliminar el moho. Sin embargo, dado que el olor que desprende es muy fuerte, acuérdate siempre de ventilar bien la habitación. Una vez más, el proceso consiste en rociar la mancha con el producto y dejar que actúe;
  • La lejía también es un producto eficaz para combatir el moho, pero no te olvides de proteger el suelo para evitar las manchas de salpicaduras.

Photo by CDC on Unsplash

Photo by CDC on Unsplash

Cuidado extra en la limpieza de moho

  • Antes de limpiar el moho de las paredes debes ponerte mascarilla y guantes, y cubrir bien el suelo para evitar dejar manchas;
  • Sea cual sea el truco, preocúpate siempre de ventilar el ambiente, cambiar el agua varias veces y limpiar la esponja o el paño que uses a fondo para no propagar el moho a otras habitaciones o contaminar otras áreas;

Medidas preventivas para combatir la aparición de moho

  • Airea los espacios y abre las ventanas todos los días para permitir que entre la luz;
  • No dejes toallas mojadas o húmedas en el baño;
  • Comprueba el aislamiento de puertas y ventanas;
  • Coloca un deshumidificador en las habitaciones más problemáticas.

Y recuerda que, en caso de que aparezcan humedades, es importante consultar siempre a un profesional para que valore la situación y solucione el problema.