Foto de Wendy Wei en Pexels

Foto de Wendy Wei en Pexels

Después de saber que hay «filetes” y otros tipos de «carne» que están siendo producidos en impresoras 3D ahora llega, desde Japón, la noticia de que se están cultivando verduras en fábricas de forma masiva, con la ayuda de la tecnología para controlar la temperatura, la luz y otros factores. Actualmente hay cerca de 400 fábricas de hortalizas operando en todo el país asiático, aproximadamente cuatro veces más que en las 93 registradas en 2011.

Detrás de este fenómeno, que el mercado espera que crezca aún más, se encuentra el avance significativo en la tecnología de automatización, que permite conservar las verduras desde que se siembra la semilla hasta el momento de la cosecha. Además, en las fábricas los productos no se ven directamente afectados por las condiciones climáticas y requieren menos mano de obra que en los espacios al aire libre. Así lo relata un artículo del diario Público en colaboración con The Washington Post.

Las plantaciones, de cultivo hidropónico, no requieren el uso de pesticidas químicos. Los brotes se plantan y las verduras se cosechan dos veces por semana, para después venderlas en la misma fábrica. Dado que el producto no es transportado en un vehículo a otro sitio, los compradores pueden adquirir verduras frescas con menor impacto ambiental.

La producción y venta de vegetales en fábricas comenzó en la década de 1980 e inicialmente se dividió en dos tipos de cultivo: los que usan luz artificial y los que usan energía solar. Los últimos avances tecnológicos incluyen ordenadores que controlan la humedad, los niveles de dióxido de carbono, la nutrición y otros factores, como se explica en el mismo artículo.

Foto de Kampus Production en Pexels

Foto de Kampus Production en Pexels

El negocio del cultivo hidropónico atrae a los gigantes internacionales

Con el fin de diversificar sus estrategias comerciales, muchas grandes empresas han decidido entrar en este negocio. Por ejemplo, Tokyo Metro Co. produce lechugas y otras verduras para hoteles, restaurantes y demás establecimientos en los terrenos del barrio Edogawa, Tokio, bajo las vías de tren de la línea Tozai, en un paso elevado entre las estaciones de Nishi-Kasai y Kasai.

Chubu Electric Power Co., por otro lado, está construyendo una fábrica de verduras en Shizuoka, con capacidad para distribuir diez toneladas de lechuga al día. Y la start-up agrícola alemana Infarm participa en 1.400 establecimientos en 11 países, incluido Japón.

A finales de este año, Food & Agri Mechatro Solution Inc., una empresa con sede en Niigata que trabaja con robots industriales, construyó un instrumento para cortar lechuga. La compañía también ha desarrollado un método que automatiza el proceso de producción de este vegetal durante 40 días. Utiliza un recipiente especial para los brotes, que se transfieren a los estantes de cultivo y finalmente se cosechan.