El ‘real estate’ en España vive momentos de cambio después de encadenar tres años de recuperación desde mínimos. Para 2018, BNP Paribas Real Estate estima que el inmobiliario mantendrá su crecimiento en inversión, mientras los nuevos actores aumentarán la profesionalización de un sector donde destacarán los activos logísticos, la concentración residencial o la rentabilidad del ‘retail’ y oficinas.

El director general de BNP Paribas Real Estate, Thierry Bougeard, afirma que “en 2018 cabe ser optimistas ante las perspectivas de crecimiento en el sector inmobiliario, que vendrán aupadas por la falta de alternativas de inversión y la enorme liquidez”.

El directivo destaca además que la aparición de los nuevos actores en el sector en los últimos años como las socimis o los fondos de inversión internacionales contribuirán al desarrollo y profesionalización del inmobiliario español.

Estás son las 9 tendencias del ‘real estate’ para 2018:

El mercado logístico seguirá a la cabeza. El mercado logístico volverá a registrar en 2018 el mayor crecimiento dentro del sector inmobiliario, principalmente por el impulso del comercio electrónico, con crecimientos anuales del 25% y una cuota de mercado del 41%. La falta de oferta de calidad disponible ha provocado que numerosos promotores decidan comprar suelos industriales para desarrollar nuevos proyectos que incluyen innovación en los parámetros logísticos y en la sostenibilidad de los materiales.

Se mantendrán las buenas rentabilidades en retail. La inversión en este segmento se mantendrá este año en cifras similares a las de ejercicio anterior (sobre los 4.000 millones de euros), apoyada por las previsiones positivas de crecimiento del PIB, la creación de empleo, el aumento del consumo y el apetito inversor ante las buenas rentabilidades que seguirán ofreciendo estos activos.

Hacia la concentración en el sector residencial. En 2018 seguiremos asistiendo a fusiones entre promotoras, venta de compañías a fondos y más salidas a bolsa. Además, la figura del promotor local resurge con la compra de solares por todo el territorio nacional. La escasez de suelo hará que se incremente su precio y, por consiguiente, también el de obra nueva. Por territorios, algunas capitales de provincia se situarán en el punto de mira de los inversores, sumándose así a otras zonas consolidadas como Madrid, Barcelona, Baleares y la Costa de Sol.

Más demanda de oficinas de calidad. La inversión en el sector de oficinas alcanzará un volumen total de inversión similar al del año 2017, en el entorno de los 2.500 millones de euros, debido a la creciente demanda de espacios de oficinas de calidad, lo que está favoreciendo el paulatino crecimiento de las rentas, particularmente en el CBD. En cuanto a la tipología de los inversores, aumentará el número de inversores que pueden plantearse la compra de suelo para desarrollar nuevos proyectos de oficinas. Los inversores de perfil más conservador tendrán más dificultades para cumplir con sus planes de inversión, debido principalmente a la escasez de oportunidades prime. 

Nuevas formas de trabajo. Se mantendrá el ciclo alcista en el segmento de oficinas, tanto a niveles de absorción como de crecimiento de las rentas. A pesar de los datos macroeconómicos positivos para el sector de oficinas, la demanda ocupacional de oficinas no alcanzará los niveles de 2007 por las nuevas formas de trabajar, con una reducción importante en la ratio de m2 por puesto de trabajo, y por la coyuntura del mercado basada en las renegociaciones contractuales. Si bien esta tendencia se está agotando debido al crecimiento de las rentas en las diferentes zonas de nuestro mercado.

Rotación en fondos internacionales y socimis. Por el lado de las ventas, el mercado mantendrá su dinamismo de la mano de fondos internacionales y socimis, que entrarán en un periodo de rotación de activos después de mantenerlos en sus carteras durante el periodo mínimo necesario para obtener las ventajas fiscales propias de estos vehículos. Los nuevos players aportarán nuevos recursos y conocimientos para maximizar el valor de las actividades de desarrollo y de gestión

Renovado interés por los parques de medianas superficies. Se observa una tendencia clara hacia la compra de suelo comercial, por parte de inversores con perfil promotor, para el desarrollo de los parques de medianas, tras años de parón por la crisis en este sector. Además, los centros comerciales se mantendrán como la tipología de activo más demandada por los inversores, aunque otros productos como los portfolios de hipermercados, supermercados o sucursales bancarias y las medianas superficies verán aumentado el interés por parte de determinada tipología de inversor.

Oportunidad vendedora para grupos hoteleros familiares. El segmento de hoteles seguirá de moda en un escenario de fuerte apetito inversor en España, segundo destino turístico del mundo (con 82 millones de visitantes en 2017). La fuerte presión compradora de los inversores, ante la liquidez de los mercados de capitales, motivará a los propietarios de activos hoteleros, especialmente a pequeños y medianos grupos hoteleros de carácter familiar, a vender sus activos y los grandes fondos empezarán a deshacerse de activos no estratégicos y de otros por estrategias de rentabilidad. 

Resurgir del mercado alternativo. Se observa ya una tendencia hacia la profesionalización de algunos sectores dentro del mercado de inversión alternativa, como los aparcamientos, gasolineras, clínicas, residencias de ancianos, hospitales, universidades, colegios y residencias de estudiantes.