La recuperación del mercado inmobiliario continúa y las compraventas de viviendas cada vez echan más tierra de por medio frente a 2013, el ‘annus horribilis’ del sector.

A pesar de que los datos del INE muestran una caída de las compraventas en marzo, el último informe de BBVA Research sostiene que la cifra actual de transacciones en España ya ha subido de media un 77,1% frente a los mínimos de la crisis. Un ritmo de mejora que ha sido mucho más elevado en provincias con alta demanda.

La entidad, que se nutre de los datos del Ministerio de Fomento, asegura que hasta seis zonas registran una subida de las operaciones superior al 100% desde que tocaron suelo: en concreto, coloca al frente del ranking, en este orden, a Baleares, Barcelona, Cantabria, Asturias, Vizcaya y Madrid. Dicho de otro modo: en estas provincias la cifra de compraventas se ha más que duplicado desde 2013.

Por encima del 80% también se encuentran provincias como Zaragoza, Valencia, Jaén, Guipúzcoa, Valladolid, Las Palmas, Burgos, Málaga o Salamanca. En el otro extremo de la tabla y con una recuperación inferior al 40% están Teruel, Zamora, Ciudad Real, Soria y Lugo, que es la única de España donde la compraventa de viviendas apenas ha mejorado (su recuperación desde mínimos es de un solo dígito).

Provincias que superan la media precrisis

Otra de las variables que analiza el servicio de estudios del banco es si el volumen de ventas actual está en línea con el promedio anual del periodo 2004-2006, en plena gestación de la burbuja inmobiliaria. Y lo curioso es que, de las seis provincias que registran el mayor crecimiento desde mínimos, solo Vizcaya supera el nivel precrisis. De hecho, es la única de toda España que en 2017 registró más operaciones que en los años del boom. 

La media española se sitúa en el 59% y hasta 13 provincias superan dicha barrera. Junto con Vizcaya, en la lista encontramos a Guipúzcoa, Baleares, Málaga, Álava y Navarra, donde las compraventas realizadas en 2017 supusieron más del 80% de las registradas de media entre 2004 y 2006; y también están Granada (76,4%), Madrid (74,1%), Las Palmas (63,2%), Toledo (63,2%), Barcelona (61%), Zaragoza (59,6%) y Sevilla (59,4%). 

Al otro lado de la tabla se sitúan La Rioja, Ciudad Real y Lleida, donde las compraventas de 2017 apenas representaron un 40% respecto a las registradas en pleno pico alcista. 

Ralentización a la vista

BBVA Research estima que la compra de viviendas seguirá la misma tendencia que la economía y se ralentizará en los próximos meses, tras cuatro años de fuerte crecimiento.

“Los primeros datos de 2018 van en la dirección esperada: el sector crece, pero a tasas más moderadas. Las ventas aumentan, pero a tasas algo más contenidas, tal y como cabría esperar al dejar cada vez más atrás los niveles mínimos”, asegura el organismo, que sitúa las previsiones de este ejercicio en 570.000 operaciones de compraventa (40.000 más que el año pasado). También prevé que se concedan unos 93.000 visados para la construcción de vivienda nueva y que los precios residenciales suban en torno al 5%.

Se trata de unas cifras algo más optimistas que las que manejaba a principios de año, cuando el organismo situó las ventas en unas 550.000 unidades y el número de visados, en unos 92.000. La única variable que se mantiene es el precio con ese 5% aproximado.