habitissimo/Pxhere

habitissimo/Pxhere

Se acerca el invierno y es el momento perfecto para ultimar los detalles de la casa para la llegada de los primeros fríos. No es una cuestión baladí, al contrario. No hay que olvidar que un buen aislamiento y unos sistemas de calefacción en buen estado pueden hacer que ahorremos energía y, con ello, mucho dinero. ¿En qué hay que fijarse? Con la ayuda del portal Habitissimo, te dejamos algunos consejos que se pueden poner en práctica.

Un repaso a cubiertas y terrazas

Tejas rotas, grietas o fisuras en el pavimento de la terraza o juntas en mal estado pueden suponer un problema de cara al invierno. En primer lugar, por las filtraciones y humedades que pueden provocar si llueve o nieva. Y, en segundo lugar, porque puede acumularse agua, y esta, si se congela, se expandirá y acabará provocando más daños en el tejado o en los revestimientos.

Revisar las ventanas

<img alt="Revisar las ventanas" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2020-10/architecture-house-home-pool-ceiling-italy-599832-pxhere.com__0.jpg?sv=DvKa_SUe" data-has-syndication-rights="1" data-caption="habitissimo/Pxhere" data-description="

El aire frío se puede colar por cualquier rendija, por pequeña que sea, así que antes de que bajen las temperaturas hay que dar un buen repaso a las ventanas. ¿Qué es lo que se debe comprobar? Básicamente, que cierran a la perfección. Si son ventanas batientes y al cerrarlas quedan resquicios, lo más seguro es que se hayan descolgado ligeramente. En ese caso, basta con ajustar la presión de cierre con los mecanismos de las bisagras.

Cuando no es ese el problema y las ventanas no ajustan, la solución más sencilla es colocar burletes en las hojas. Se hace con rapidez, es económico y también es efectivo. Sin embargo, tal vez sea el momento de pensar en cambiarlas y poner otras con mayor capacidad aislante.

Y, junto a las ventanas, no hay que olvidar los cajones de las persianas ni las puertas porque por ellos también puede entrar aire frío.

» data-title=»Revisar las ventanas» data-portal-copyright=»habitissimo/Pxhere» data-fid=»1990577″ width=»1600″ height=»900″/>

habitissimo/Pxhere

El aire frío se puede colar por cualquier rendija, por pequeña que sea, así que antes de que bajen las temperaturas hay que dar un buen repaso a las ventanas. ¿Qué es lo que se debe comprobar? Básicamente, que cierran a la perfección. Si son ventanas batientes y al cerrarlas quedan resquicios, lo más seguro es que se hayan descolgado ligeramente. En ese caso, basta con ajustar la presión de cierre con los mecanismos de las bisagras.

Cuando no es ese el problema y las ventanas no ajustan, la solución más sencilla es colocar burletes en las hojas. Se hace con rapidez, es económico y también es efectivo. Sin embargo, tal vez sea el momento de pensar en cambiarlas y poner otras con mayor capacidad aislante.

Y, junto a las ventanas, no hay que olvidar los cajones de las persianas ni las puertas porque por ellos también puede entrar aire frío.

Puesta a punto de la calefacción

<img alt="Puesta a punto de la calefacción" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2020-10/table-wood-house-chair-floor-window-3261-pxhere.com_.jpg?sv=nlER2Acy" data-has-syndication-rights="1" data-caption="habitissimo/Pxhere" data-description="

Antes de arrancar las calefacciones también hay que hacer una pequeña revisión. Si es de gas, hay que comprobar la presión de la caldera. Lo normal es que esta se sitúe entre 1,2 y 1,5 bares. Para verificar que la caldera está perfectamente, solo es necesario encenderla unos minutos: si tiene mucha presión, bastará con purgarla; y si tiene poca, hay que abrir el grifo para que entre agua en el circuito.

Junto a ello, conviene purgar los radiadores, si hay aire en el circuito calentarán de forma desigual y aumentará el gasto de energía. Por cierto, una vez purgados es recomendable revisar de nuevo la presión de la caldera.

Si la calefacción funciona mediante estufas o calderas de pellets, también hay que comprobar que están en perfecto estado revisando que las salidas de humo están despejadas, así como quemadores y ventiladores. Y si se trata de bombas de calor, nunca está de más limpiar los filtros, los equipos y comprobar que la unidad exterior tampoco tiene residuos que puedan alterar su buen funcionamiento.

» data-title=»Puesta a punto de la calefacción» data-portal-copyright=»habitissimo/Pxhere» data-fid=»1990576″ width=»1618″ height=»1080″/>

habitissimo/Pxhere

Antes de arrancar las calefacciones también hay que hacer una pequeña revisión. Si es de gas, hay que comprobar la presión de la caldera. Lo normal es que esta se sitúe entre 1,2 y 1,5 bares. Para verificar que la caldera está perfectamente, solo es necesario encenderla unos minutos: si tiene mucha presión, bastará con purgarla; y si tiene poca, hay que abrir el grifo para que entre agua en el circuito.

Junto a ello, conviene purgar los radiadores, si hay aire en el circuito calentarán de forma desigual y aumentará el gasto de energía. Por cierto, una vez purgados es recomendable revisar de nuevo la presión de la caldera.

Si la calefacción funciona mediante estufas o calderas de pellets, también hay que comprobar que están en perfecto estado revisando que las salidas de humo están despejadas, así como quemadores y ventiladores. Y si se trata de bombas de calor, nunca está de más limpiar los filtros, los equipos y comprobar que la unidad exterior tampoco tiene residuos que puedan alterar su buen funcionamiento.

Otras revisiones

<img alt="Otras revisiones" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2020-10/living-room-2485945_1280.jpg?sv=6O_bV6x0" data-has-syndication-rights="1" data-caption="habitissimo/Pxhere" data-description="

¿Qué más hay que comprobar para que nuestra casa esté perfectamente preparada de cara al invierno? Por ejemplo, si hay tuberías exteriores, un buen consejo es protegerlas para evitar los daños que también puede provocar el agua si se congela en su interior. Otro consejo es revisar los canalones y limpiarlos si tuvieran residuos acumulados en su interior.

Y un truco muy sencillo pero muy eficaz: cambiar el sentido de las aspas del ventilador, de esta manera, al funcionar impiden que el aire caliente se acumule en la parte alta de la estancia, por lo que se ganará en confort y se gastará menos en calefacción.

Dedicando solo unas horas a revisar nuestra casa a fondo, conseguiremos que esté mucho más protegida del frío y, lo que es más importante, gastar menos en calefacción. ¿Merece o no la pena ponerse ya manos a la obra?

» data-title=»Otras revisiones» data-portal-copyright=»habitissimo/Pxhere» data-fid=»1990575″ width=»1280″ height=»940″/>

habitissimo/Pxhere

¿Qué más hay que comprobar para que nuestra casa esté perfectamente preparada de cara al invierno? Por ejemplo, si hay tuberías exteriores, un buen consejo es protegerlas para evitar los daños que también puede provocar el agua si se congela en su interior. Otro consejo es revisar los canalones y limpiarlos si tuvieran residuos acumulados en su interior.

Y un truco muy sencillo pero muy eficaz: cambiar el sentido de las aspas del ventilador, de esta manera, al funcionar impiden que el aire caliente se acumule en la parte alta de la estancia, por lo que se ganará en confort y se gastará menos en calefacción.

Dedicando solo unas horas a revisar nuestra casa a fondo, conseguiremos que esté mucho más protegida del frío y, lo que es más importante, gastar menos en calefacción. ¿Merece o no la pena ponerse ya manos a la obra?