Imagen de un bloque de viviendas / Pixabay

Imagen de un bloque de viviendas / Pixabay

El importe medio alcanza los 1.681 euros el m2 en junio de 2020, un 1,1% más respecto a diciembre de 2019, manteniendo el mercado inmobiliario el ciclo que tenía antes del coronavirus de moderación del ritmo de crecimiento de los precios, según el último informe de Sociedad de Tasación. La vivienda de obra nueva, la inversión como valor refugio y el poder económico de las generaciones más afectadas por los ERTES del covid-19, las claves para explicar el por qué el precio se mantiene estable, a pesar de la pandemia. 

Sociedad de Tasación publica una nueva edición del Informe de Tendencias del Sector Inmobiliario que incluye la evolución tanto de los precios de la vivienda nueva y usada durante el primer semestre de 2020, como de otros indicadores propios de Sociedad de Tasación correspondientes al tercer trimestre de 2020.

El precio medio del conjunto de vivienda nueva y usada en España se ha situado en 1.681 euros por m2 a finales de junio de 2020, con un incremento del 2,7% sobre el mismo mes de 2019. Por su parte, la variación de precios del primer semestre de 2020 se ha situado en un 1,1%. De esta forma, el ritmo de crecimiento se ha moderado por tercer ejercicio consecutivo. Este dato demuestra que el ritmo de crecimiento se ha moderado, pero no por la crisis del coronavirus, sino por la evolución normal del ciclo inmobiliario al que ya apuntaban los expertos antes de la aparición de la pandemia. 

«Los malos augurios no se han cumplido. Sí se ha percibido una moderación del crecimiento de precios, pero todavía siguen subiendo. Eso sí, los precios de los portales inmobiliarios (oferta no de cierre de la operación) se están ajustando porque estaba disparados, sobre todo en Madrid y Barcelona», afirma Juan Fernández-Aceytuno, CEO de Sociedad de Tasación. 

En este sentido, el consejero delegado de la compañía incide en la importancia de la buena salud de la que goza la vivienda de obra nueva para sostener los precios en plena crisis del coronavirus. Pero no es la única clave que explica esta situación. «El inversor ha vuelto a ver al residencial como un valor refugio para sus inversiones ante el futuro incierto de otras inversiones alternativas», explica en este sentido.

Un argumento que se respalda con los datos de Sociedad de Tasación: aumentan las transacciones, pero descienden las hipotecas concedidas. «Que se concedan menos hipotecas, pero aumenten las transacciones es porque se compran viviendas sin necesidad de tener que pedir un préstamo y en muchos casos a modo de inversión», argumenta. En este apartado también están las familias que deciden vender su vivienda para comprar otra de reposición sin necesidad de pedir hipoteca y los padres que compran una casa a sus hijos. 

Fernández-Aceytuno también ha explicado que los más afectados por esta crisis y por los ERTE son la parte de la población que ya estaba excluida de la compraventa por no tener dinero ahorrado para acceder a una hipoteca. Por este motivo, su repercusión en la evolución del precio es casi nula, porque era un segmento de la población que ya estaba fuera del mercado. 

Comportamiento desigual por regiones

El comportamiento de los precios no ha sido homogéneo en todo el ámbito territorial, tal y como se viene observando desde el inicio de la recuperación en 2015. Así, atendiendo a los valores medios por provincia, la oscilación varía entre una subida anual del 4,3% en Madrid, del 3,7% de Málaga o del 3,3% de Tenerife; hasta un incremento del 0,9% en Cáceres o una disminución del -1,1% en Zamora.

Respecto al precio, el importe medio más elevado por provincias al cierre de junio de 2020 se registró en Barcelona (2.743 euros por m2), seguida de Madrid (2.630 euros por m2). A su vez, las cifras más bajas se situaron en Lugo (877 euros por m2) y Badajoz (896 euros por m2).

El análisis por capitales revela que la evolución del precio es similar al de las provincias. El ranking se mantiene en los mismos términos que en anteriores ocasiones, con Barcelona con la capital de provincia con el precio más elevado con 4.698 euros por m2 seguida por Madrid con 3.944 euros por m2.

El informe detalla que todas las comunidades autónomas registraron un aumento en los precios de la vivienda durante el último año. Así, las mayores subidas se produjeron en la Comunidad de Madrid con un 4,3%, en Canarias con un 2,9% y en Baleares con un 2,7%. Por el contrario, en la Ciudad Autónoma de Ceuta se produjo un leve incremento del 1,4%, en Galicia del 1,5% y en Asturias del 1,6%.

Respecto a la evolución semestral, las autonomías que encabezaron dicho crecimiento fueron la Comunidad de Madrid con un 1,5% y Andalucía, Canarias y Navarra, estas tres últimas con un 1,1%, respectivamente. Por su parte, la variación de precios se contuvo especialmente en Ceuta (0,6%), Asturias (0,6%), Galicia (0,8%) y Castilla y León (0,8%).

Pese a la disparidad de comportamientos en los precios y en su evolución según el segmento territorial de mercado que se observe, en todos los casos se aprecia que hay una tendencia a la moderación con respecto a periodos anteriores, lo que es muy probable que esté anticipando un cambio de ciclo a corto o medio plazo a partir de la propia dinámica intrínseca del mercado.