Gtres

Gtres

Nueva polémica por una sentencia del Tribunal Supremo sobre las hipotecas. El Alto Tribunal ha hecho público el fallo íntegro sobre el índice IRPH de las hipotecas, tras dictaminar hace unas semanas que se trata de un índice poco transparente, pero no es abusivo.

A pesar de que ya se conocía la postura del Alto Tribunal en la materia, ahora las críticas llegan por los argumentos que usa para refrendarla.

En primer lugar, el Supremo destaca que «la publicación del IRPH en el BOE permitía al consumidor medio comprender que el referido índice se calculaba según el tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años para la adquisición de vivienda, incluyendo así los diferenciales y gastos aplicados por tales entidades, de modo que esa publicación salva, para todos los casos, las exigencias de transparencia en cuanto a la composición y cálculo del IRPH. Por ello, se pueden considerar excluidos de los parámetros de la transparencia tanto la comprensibilidad del funcionamiento matemático/financiero del índice IRPH (ningún índice, tampoco el Euribor, resistiría dicha prueba) como la información comparativa con otros índices oficiales.

En segundo lugar, recuerda que el IRPH es un índice hipotecario oficial, avalado por la autoridad bancaria, por lo que el ofrecimiento que hace una entidad financiera a un cliente de este índice hipotecario no puede ser considerado como un acto de mala fe por parte de la misma.

Además, el tribunal destaca que «el Gobierno Central y varios Gobiernos autonómicos han venido considerando, a través de normas reglamentarias, que el índice IRPH era el más adecuado para utilizarlo como índice de referencia en el ámbito de la financiación de viviendas de protección oficial (VPO), por lo que resulta ilógico considerar como actuación contraria a la buena fe la incorporación de ese mismo índice a préstamos concertados fuera de ese ámbito de financiación oficial».

El tercer argumento del Supremo es que una evolución desfavorable de una hipoteca vinculada al IRPH frente a otra con un índice diferente (como por ejemplo el euríbor), no puede ser una razón determinante para dictaminar su abusividad. «Que en su desenvolvimiento posterior el préstamo resulte más caro que otros no supone desequilibrio determinante de abusividad, puesto que el control de contenido no puede derivar en un control de precios y el TJUE ha descartado que las entidades bancarias tuvieran obligación de facilitar información comparativa sobre los distintos índices oficiales, sobre su evolución futura o de asesorar a sus clientes sobre el mejor préstamo posible», recalca el Tribunal.

Por último, el Supremo sostiene que se trata de un índice que no es más manipulable que otros indicadores que existen en el mercado. En este sentido, detalla que «no se ha justificado que el índice IRPH, que está fiscalizado, en todo caso, por la administración pública, sea más fácilmente manipulable que el resto de los índices oficiales y, de hecho, el Euribor, que es el índice cuya aplicación solicitan los prestatarios, se calcula por una entidad privada (EMMI) y en los últimos años la Comisión Europea ha impuesto fuertes sanciones por la manipulación tanto del euríbor como del libor».

Los abogados critican, aunque no se sorprenden

Son muchos los abogados y organismos que en las últimas semanas están criticando las decisiones del Alto Tribunal en materia hipotecaria, al considerar que suponen un grave perjuicio para los consumidores y que desincentivan las reclamaciones. Y ese mensaje es el que vuelven a poner sobre la mesa tras conocer los motivos por los que el IRPH no es transparente, pero tampoco abusivo, para el Supremo.

«A la vista de la ya publicada la semana pasada en relación al mismo índice con un préstamo hipotecario para la adquisición de una VPO, no nos causa ninguna sorpresa, puesto que confirma el mismo razonamiento: Pese a que la cláusula no es transparente, no es abusiva porque el perjuicio económico posterior no puede valorarse a esos efectos y su posibilidad de manipulación es idéntica a la que cabe en el euríbor, cuya fijación también está en manos privadas», explica Almudena Velázquez, codirectora legal del portal reclamador.es.

Según Velázquez, «que una vez declarada la falta de transparencia por parte del Tribunal Supremo se adentre en si existe o no perjuicio para el consumidor para declarar la cláusula como no abusiva causa perplejidad, puesto que este es evidente desde el momento en que el IRPH siempre ha estado por encima del euríbor, de tal modo que el propio Banco de España en su Circular 5/1994 del 22 de julio, se indicaba que para evitar que los consumidores tuvieran que pagar mucho más por un préstamo hipotecario IRPH, se debía aplicar un diferencial negativo con el fin de evitar el pago doble de comisiones y gastos». 

La portavoz de reclamador.es también pone en valor la opinión de uno de los magistrados, Francisco Javier Arroyo Fiestas, que en su voto particular considera incompatible la declaración de falta de transparencia del IRPH con que no sea abusiva, «y lo hace desde el sentido común más lógico: si el consumidor no conoce claramente este índice ni tiene elementos comparativos, difícilmente puede escoger entre su aplicación y el euríbor, por lo que el banco juega con las cartas marcadas».

Y añade que «expone sin tapujos la contradicción en que incurre la Sala con estos pronunciamientos con la doctrina que mantiene sin embargo al declarar la nulidad de otras cláusulas (la de gastos, sin ir más lejos), contradicción que se hace más evidente con la jurisprudencia del  Tribunal de Justicia de la Unión Europea, por lo que abre (más aún si cabe) la puerta a una nueva cuestión prejudicial en defensa de los argumentos del Magistrado discrepante».