Gtres

Gtres

La crisis del covid-19 está pasando factura al tejido empresarial, hasta tal punto que ha llevado a la situación de insolvencia a miles de empresas.

Según los datos de Iberinform, filial de Crédito y Caución, en los cuatro primeros meses del año un total de 2.086 negocios se han declarado en concurso, lo que se traduce en un alza del 71,4% respecto al primer cuatrimestre de 2020.

«A pesar de que España, al igual que otros países del entorno, ha adoptado medidas para frenar las declaraciones de quiebra, modificando los umbrales de presentación, reduciendo la capacidad del acreedor para forzar su admisión o proporcionando suficiente apoyo financiero al deudor para retrasar su presentación», y de que «la actual moratoria finalizará el 31 de diciembre de 2021, los datos reflejan un incremento de los niveles de concursalidad», explica la compañía en un estudio.

La tendencia, de hecho, se está acelerando con el paso de los meses. Solo en abril, el número de insolvencias se ha situado en 552, tras dispararse un 1.246% interanual. No obstante, en este repunte conviene recordar que los confinamientos y las moratorias decretadas durante la primera ola de la pandemia en primavera de 2020 redujeron drásticamente la presentación de procesos concursales. 

Estas cifras van en consonancia con las previsiones que manejaba Iberinform a principios de año, cuando alertó de un aumento inminente de los concursos empresariales como consecuencia de «la duración de la pandemia y la profundidad de sus efectos económicos». Y, de momento, todo apunta a que el año cerrará con un fuerte repunte de las insolvencias, a pesar de las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno. A cierre de abril ya se han producido el 46% de las insolvencias de todo 2019 (ejercicio en el que se contabilizaron 4.476 procesos).

La propia compañía ha calculado que las quiebras empresariales podrían crecer este año hasta un 30% en España, cuatro puntos por encima de la media mundial. En los últimos meses también han llegado mensajes de alerta por parte del Banco de España, que ha calculado que hasta un 70% de las empresas podría tener problemas de liquidez (aunque no todos los casos acabarán en un proceso concursal), o de la agencia de calificación crediticia Moody’s, que hace un año advirtió que más de la mitad de las empresas españolas a las que analiza de forma habitual corren el riesgo de sufrir una bajada de rating en un plazo máximo de 18 meses (esto es, hasta finales de este año) y alertaba del posible repunte de las insolvencias, así como del fuerte incremento de la deuda de las empresas. 

Volviendo a los datos de lo que llevamos de año, descubrimos que Cataluña es la región que ha registrado el mayor número de procesos concursales. Entre enero y abril copa el 27% de las insolvencias, seguida de Madrid (19%), Comunidad Valenciana (13%) y Andalucía (9%). Por sectores, predominan las insolvencias de compañías dedicadas a las actividades de servicios (53% del total), seguidas por construcción (19%) e industria manufacturera (14%). 

Crecen las disoluciones de empresas 

Además de las insolvencias, este año también están creciendo las disoluciones de empresas. Según detalle el estudio de la filial de Crédito y Caución, en los cuatro primeros meses han abandonado la actividad 10.876 negocios, un 13,1% más que el año pasado, mientras que solo en abril se han disuelto 2.128 empresas, un 277% más. Madrid (con el 26% del total de casos), Andalucía (13%) y la Comunidad Valenciana (12%) son las autonomías donde más disoluciones se declaran, seguidas de Cataluña (7%) y Galicia (7%). Y por sectores, predominan las disoluciones de compañías dedicadas a servicios (45% del total) y construcción (22%), seguidas de la industria manufacturera (8%). 

La buena noticia es que las constituciones de empresas están creciendo a un ritmo superior. En concreto, se han creado más de 36.000 nuevos negocios entre enero y abril, un 32% más que en 2020, mientras que solo en abril se han contabilizado 9.316 altas, un 243% más. Así pues, solo en abril se han creado casi tantas empresas como las disueltas en lo que llevamos de año.

De nuevo, Madrid se sitúa como la región más activa (al representar un 24% del total), seguida de cerca por Cataluña (19%) y Andalucía (18%). Y lo mismo sucede con los sectores de actividad: servicios lidera el ranking (43%), seguido de la construcción (37%) y, a distancia, de la industria manufacturera (4%).