A la hora de contratar una hipoteca el cliente debe fijarse en mucha información. Además de si es variable o fija y del tipo de interés, está el interés inicial, las vinculaciones, el plazo… y las comisiones. Es frecuente que los bancos establezcan una penalización por abrir el préstamo o por cancelarlo antes de lo previsto, aunque desde idealista/hipotecas recuerdan que en el mercado también encontramos hipotecas libres de este tipo de comisiones.

Según el comparador de hipotecas de idealista, las cinco ofertas variables a 30 años más competitivas actualmente son las de Ibercaja, Abanca, ING, Bankia e Hipotecas.com, aunque casi todas aplican un interés inicial para los primeros meses de vida de la hipoteca, precisamente cuando menos capital se amortiza. Repasamos las principales características de cada oferta:

Hipoteca variable a 30 años de Ibercaja

Ibercaja es una de las entidades que pone a disposición de los clientes una hipoteca sin comisiones. Se trata de un préstamo variable sujeto a un interés de euríbor+0,9%, lo que arroja una cuota mensual de unos 317 euros para un importe medio de 100.000 euros.

Esta hipoteca se revisa cada seis meses, aunque durante el primer año está sujeta a un interés inicial del 1,25%. Para poder beneficiarse de estas condiciones, es necesario domiciliar la nómina en la entidad y contratar seguros, como de hogar y vida. Hay varias opciones que puede elegir por el cliente.

Hipoteca variable a 30 años de Abanca

La Hipoteca Mari Carmen Variable de Abanca, al igual que la de Ibercaja, tiene un plazo a 30 años, aunque su interés es alto más alto: un 0,95%+euríbor, lo que se traduce en una cuota de unos 319 euros al mes. Además, durante los primeros dos años de vida del préstamo el interés inicial sube hasta el 1,49%.

Otra de las diferencias es que su periodicidad de revisión es anual, mientras que las vinculaciones están en línea con el mercado: domiciliar la nómina y contratar el seguro de hogar y de vida. La principal ventaja de esta oferta es que se puede financiar hasta el 100% del precio de compra de la vivienda, siempre y cuando el cliente cumpla las condiciones que marca el comité de riesgos del banco.

Hipoteca variable a 30 años de ING

ING es otro de los bancos que destacan en el ranking de las hipotecas sin comisiones. En su caso, el préstamo variable a 30 años está sujeto a un interés del 0,99%+euríbor, lo que supone pagar una cuota mensual de unos 321 euros, aunque en los primeros 12 meses el interés inicial se eleva hasta el 1,99%.

Al igual que la oferta de Abanca, su revisión es anual, mientras que en lo que a vinculaciones se refiere está en línea con el mercado: el cliente debe domiciliar la nómina en la entidad y contratar el seguro de hogar y de vida para poder acogerse a estas condiciones. Entre las ventajas de este préstamo está que sirve tanto para primera como para segunda vivienda (los límites son el 80% del valor de tasación y el 75%, respectivamente), con un mínimo de 50.000 euros y un plazo máximo de hasta 40 años.

Hipoteca variable a 30 años de Bankia

La hipoteca sin comisiones de Bankia es una de las más caras del mercado en términos de interés: aplica un 1,2%+euríbor, aunque en este caso no aplica un interés superior en los primeros meses de vida del préstamo. Siempre se paga ese 1,2%+euríbor, que aproximadamente supone una cuota mensual de 331 euros para un importe de 100.000 euros. Su periodicidad es semestral y exige al cliente una única vinculación: domiciliar la nómina.

Hipoteca variable a 30 años de Hipotecas.com

Hipotecas.com se mete de lleno en el ranking de préstamos para comprar vivienda sin comisiones, aunque su oferta es la más cara: aplica un interés que alcanza el 1,59%+euríbor, lo que supone una cuota mensual de unos 350 euros. Además, en los primeros 12 meses de vida de la hipoteca aplica un interés de hasta el 2,25%, un porcentaje que supera con creces al que aplican el resto de las entidades.

Su revisión se realiza cada seis meses y su principal ventaja es que exige una sola condición a los clientes: contratar el seguro de hogar el primer año. Además, permite financiar hasta el 90% del precio de compra de la primera vivienda y hasta el 70% en el caso de una segunda residencia.

Así pues, y vistas todas las características, la decisión está en manos del cliente: algunas hipotecas sin comisiones exigen un interés más bajo que compensan con la imposición de vinculaciones, mientras que aquellas que no obligan a contratar productos adicionales están sujetos a unos tipos superiores. Toca sacar la calculadora y analizar la mejor opción a largo plazo para cada bolsillo.