En el sector inmobiliario cada vez se apuesta más por las casas domóticas o inteligentes, que incluyen sistemas de gestión automatizada para las tareas más comunes de un hogar. Pero en Oriente están surgiendo proyectos de grandes ciudades tecnológicas. 

En Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes se están concibiendo una serie de urbes únicas, proyectos arquitectónicos que nacieron con distintos fines, pero que reflejan una misma innovación opulenta. Las ciudades buscan cambiar, mejorar su impacto ambiental, la movilidad y anticiparse a un futuro en donde la eficiencia será clave para el éxito.

En idealista/tools repasan algunos buenos ejemplos de estas urbes futuristas que, en muchos casos, empiezan a ser una realidad: 

– Ciudad Económica del Rey Abdalá (KAEC)Localizada en Riad, la capital de Arabia Saudita. La definen como “la mayor ciudad cultural, deportiva y de entretenimiento del reino”. Está compuesta por un espacio industrial, zona residencial, área portuaria y estación de ferrocarril.

Fuente: Kaec.net

Fuente: Kaec.net

Lusail City. Esta ciudad del futuro se está levantando a unos 20 kilómetros de Doha, la capital de Qatar. Con una extensión de 98 kilómetros cuadrados, será un destino para el entretenimiento, ya que tendrá 180.000 m2 que generarán ofertas de ocio como parques temáticos, campos de golf, 12 hoteles de cinco estrellas, áreas comerciales y restaurantes.

Fuente: Lusail.com

Fuente: Lusail.com

– Mars Science City. La ambición por colonizar Marte concibió esta metrópolis en Dubai que se levantará sobre un entorno similar al de Marte y contendrá tanto laboratorios avanzados, como un museo aeroespacial y las habitaciones de los científicos

– Neom. Es la gran apuesta de Arabia Saudita, cuyo plan es crear una ciudad totalmente nueva y que se proyecte como un ejemplo global. Este proyecto tiene como prioridad basar su modelo energético en energías limpias, con grandes plantas solares y eólicas. También se quiere que Neom esté diseñada pensando en facilitar el tráfico aéreo de drones en el cielo y automóviles autónomos en tierra, siendo los robots quienes se encarguen de los trabajos pesados.

La ciudad ocupará un total 26.000 km2. Serán precisamente 486 kilómetros de la costa del Mar Rojo lo que servirá de escenario para esta icónica ciudad, en la cual se integrarían tres países: Jordania, Egipto y Arabia Saudita.

Se espera que sea una ciudad totalmente higiénica, que se mantendrá siempre limpia, y con un sistema de movilidad del todo perfeccionado para evitar atascos de vehículos y para facilitar la vida de las personas. Igualmente, se contarán con tecnologías de producción de alimentos como las granjas verticales.

Todo estará interconectado y la mayoría de las actividades estarán gestionadas a través de sistemas digitales, lo mismo que tecnologías que respondan de manera ideal al entretenimiento y la diversión de las familias.

Se estima que este megaproyecto tendrá una financiación de unos 500.000 millones de dólares. Este plan de desarrollo es conocido también con el nombre de Visión Saudita al 2030. Y para lograr una mayor financiación se considera la venta de acciones de Saudi Aramco que representa el mayor monopolio estatal del país.

Neom servirá de referente de lo que es una ciudad optimizada y pensada para los humanos, donde el petróleo continuará siendo una fuente de inyección de capital para el país, pero con un nuevo modelo de entender la vida y protagonizarla: un epicentro de negocios internacional que redefinirá el modo de vivir el presente siglo. Según las previsiones, para 2025 estará completa la primera etapa de Neom.