Importantes grupos hoteleros como Marriott, IHG o Accor han iniciado su andadura en el negocio de los apartamentos turísticos ante su imparable aumento a nivel mundial. En ciudades como Londres, París o Roma ya cuentan con inmuebles bajo algunas de sus marcas. En España, ante la incertidumbre en la regulación por parte de las distintas administraciones, aún no ha llegado a los grandes del sector.

La compañía francesa Accor fue la primera gran hotelera que rompió el tabú de entrar en el negocio de los apartamentos y pisos turísticos. Para crear su nueva división de vivienda turística, se hizo por varias compañías de alquiler en 2016.

Le siguió en el camino, el gigante Marriott, la mayor cadena hotelera del mundo. Entre Londres, donde comenzó el proyecto piloto, y ahora entre Roma, París y Lisboa ya cuenta con 340 inmuebles de casas compartidas. El tercero en discordia del sector fue IHG, matriz de la cadena Intercontinental, con un modelo de apartamentos de larga estancia.

Mientras en España, el Gobierno central se dispone a aclarar los atributos de las viviendas de uso turístico del resto, los Ayuntamientos y ejecutivos autonómicos legislan sin un patrón claro, lo que está llevando al sector a la incertidumbre. De hecho, las grandes cadenas hoteleras españolas rechazan este modelo de negocios.