@media (max-width: 640px) {
iframe {height:460px !important}
}

El tirón de la economía española está impulsando la creación de nuevos puestos de trabajo en todo el país, aunque el ritmo de reducción del paro es diferente en cada región.

En términos generales, el norte, Madrid, Cataluña y Baleares se perfilan como las autonomías que terminarán esta década con la tasa de desempleo más baja de España, mientras que el sur seguirá siendo la zona con más personas sin empleo.

Según BBVA Research, a finales del año que viene hasta seis comunidades registrarán un paro inferior al 10%, mientras que otras tres continuarán con una tasa superior al 20%. La media nacional bajará este año casi dos puntos, hasta situarse en el 15,3%, para reducirse hasta el 14% en el próximo ejercicio.

Las tres regiones peor paradas del ranking son Andalucía, Extremadura y Canarias, donde más de dos de cada 10 personas seguirá sin trabajo en lo que queda de dñecada, mientras que en Aragón, Asturias, Navarra, País Vasco, La Rioja y Baleares podría situarse en un solo dígito… y quedarse cerca de sus mínimos históricos que registraron en pleno boom inmobiliario y económico. De cumplirse las previsiones, insiste BBVA Research, podríamos estar ante una tendencia que impulsaría los sueldos.

“En 2019 la tasa de paro podría empezar a rozar el paro friccional, o por lo menos el mínimo histórico alcanzado en 2008, en algunas comunidades como Asturias, Balears y País Vasco, y también en Navarra y Aragón, lo que podría resultar en una presión salarial al alza en estas comunidades, o en dificultades para el funcionamiento normal del mercado de trabajo por la restricción de oferta (problemas para encontrar a personas con ciertas habilidades y restricciones para satisfacer las necesidades de capital humano de las empresas). Por el contrario, en Andalucía, Canarias y Castilla-La Mancha la tasa de paro no habrá logrado aún situarse por debajo de la media histórica”, sostiene el servicio de estudios de la entidad financiera.

En el caso de Madrid, la previsión es que la tasa de paro baje del 13,4% de 2017 al 12,2% este año y al 11,4% en 2019, mientras que en Cataluña el desempleo pasaría de estar en el 13,4% en 2017 al 11,8% este año y al 10,5% en 2019. Cantabria, Castilla y León, y Galicia también conseguirían situarse por debajo de la media nacional, mientras que Castilla-La Mancha, Murcia y Comunidad Valenciana se quedarán por encima del promedio con una tasa de paro prevista para 2019 del 17,1%, 16,2% y 14,2%, respectivamente.