Casa de Arquima en Construmat

Casa de Arquima en Construmat

La feria Barcelona Building Construmat, que se celebra desde hoy, 14 de mayo, al día 17 en la Fira de la Ciudad Condal, ha apostado un año más por la sostenibilidad y la eficiencia energética creando una nueva zona de soluciones sostenibles (Sustainable Solutions), en la que las casas pasivas tienen un protagonismo destacado.

Durante el recorrido por este espacio de 475 metros cuadrados, el visitante podrá acceder a una vivienda, levantada por la empresa Arquima con un sistema modular de estructura de madera y la otra, que lleva el sello de Evowall y está realizada con paneles prefabricados de hormigón.

Arquima, especializada en construcción industrializada de viviendas, utiliza en esta casa de 70 metros cuadrados madera procedente de bosques gestionados de forma sostenible. “Distribuida en varias estancias (una sala-comedor-cocina, un baño y un dormitorio), se trata de un proyecto real de vivienda particular que se ubicará, tras su exposición en BBConstrumat, en la localidad de Vigo de Sanabria, en la provincia de Zamora,”, explica José Antonio González, CEO de Arquima.

Esta ubicación, a una altitud de 1.200 metros sobre el nivel del mar y con bajas temperaturas en invierno, no es casual, pues de lo que se trata es de apreciar las ventajas de construir con el estándar alemán Passivhaus.  Y es que la casa de Arquima cuenta únicamente con una chimenea de leña para climatizar las distintas habitaciones.

En la feria el visitante podrá conocer los detalles menos visibles que integran un edificio de estas características: carpinterías con triple cristal, espesores de aislamiento, estanqueidad, impermeabilización, y todas las diferentes capas que forman cada sección de muro, tabique, forjado sanitario o cubierta. En este sentido, “los fabricantes de casas de madera son unos buenos aliados en el sector de la instalación de aislamiento ya que en sus construcciones es habitual el uso de productos con un alto componente tecnológico y un espesor por encima de lo que marca la normativa”, argumenta Óscar del Rio, director general de Knauf Insulation Iberia, uno de los proveedores de esta casa de madera.

El uso de aislamiento a base de lana mineral de vidrio favorece aligerar el peso en este tipo de construcción ligera. Además, tanto el uso de la madera como el de los materiales sostenibles de aislamiento aportan un valor a futuro puesto que se pueden reciclar y reutilizar en otro tipo de uso contribuyendo a una economía circular.

Por otro lado, la Casa del Serrat, la vivienda pasiva de la empresa Evowall, forma parte de una casa con prefabricados de hormigón que se acabará construyendo para un cliente final.

Tras BBConstrumat, esta casa de90 metros cuadrados, encontrará su “hábitat” en la comarca del Bages, provincia de Barcelona, y experimentará una ampliación hasta llegar a los 170 metros cuadrados distribuidos en una sola planta.

“Adicionalmente”, cuenta Miquel Castellá, del departamento de Marketing de Evowall, “la Casa del Serrat mejorará su eficiencia a través de la captación de energía solar con nueve placas fotovoltaicas instaladas en su cubierta”. De este modo, y apoyado en un inversor de energía, será posible generar 3 Kw/h, lo que supone cubrir el consumo del equipo de aerotermia junto con el resto de electrodomésticos, como la nevera, y equipos eléctricos, como puede ser la TV. El total del consumo eléctrico puede suponer unos 2 Kw/h, con lo que si hay excedente de energía eléctrica, ésta se puede traspasar a la red eléctrica para compensar.

La Casa del Serrat también será certificada por el Passivhaus Institute gracias a sus cerramientos de alta eficiencia energética y su sistema de ventilación de doble flujo.