Los últimos datos de compraventa de viviendas en 2017 publicados por el INE confirman que las transacciones se han recuperado un 48,6% desde los mínimos nacionales alcanzados en 2013, pero aún supone un 40% menos desde máximos. En un mercado donde domina la venta de casas usadas, en 29 provincias se han duplicado las operaciones de las de segunda mano. Por contra, aún se sigue vendiendo menos obra nueva que hace cuatro años: ha caído de media un 42,1%.

Las estadísticas publicadas recientemente de las transacciones de viviendas en 2017 por el Instituto Nacional de Estadística (INE), tomados de los Registradores de la Propiedad, afirman que el mercado residencial (464.423 operaciones) no registraba unos datos tan buenos desde 2008, cuando cerró con más de medio millón de casas vendidas. Además, la subida anual del 14,6% es la más alta registrada desde que el INE toma datos, batiendo las marcas anteriores de 2016 y 2015.

En un análisis más detallado de la estadística de transacciones de viviendas se puede ver como la segunda mano se ha disparado desde los mínimos nacionales alcanzados en 2013, mientras la obra nueva sigue lejos de sus mejores momentos pese a que se recupera por primera vez en los últimos seis años y cierra 2017 con un 10,8% interanual más.

@media (max-width: 640px) {
iframe {height:320px !important}
}

Baleares, Barcelona y Vizcaya, las provincias que mejor retoman el paso tras la crisis

La compraventa de viviendas se ha recuperado desde los mínimos alcanzados en 2013, cuando en España se realizaron 312.593 transacciones. La media nacional ofrece una mejora del 48,6% si se comparan los datos de 2017 y los de hace cuatro años.

Las provincias de Baleares (103,3%), Barcelona (84,3%), Vizcaya (70,6%) y Valencia (70,5%) son donde mejor se ha visto el aumento de las operaciones si se compara con el mínimo histórico. Destaca el archipiélago balear, donde las transacciones se han duplicado.

Otras provincias con mayor peso del inmobiliario como Madrid (69,7%) Guipúzcoa (60,8%) o Málaga (53,9%), también han superado la media nacional en cuanto al incremento de las operaciones de venta de casas.

Pese a esta recuperación generalizada, hay provincias que mantienen el mito de las dos Españas inmobiliarias, aún no salen de la crisis y continúan registrados peores datos que los de 2013, el mínimo de la serie histórica a nivel nacional. Soria (-33,4%), Lugo (-17,2%), Ávila (-4,8%) y Ciudad Real (-2%) aún venden menos casas que en 2013. Pese a estar en positivo, La Rioja (0,1%), Cáceres (0,7%) y Cuenca (1%) casi mueven las mismas transacciones de viviendas de hace cuatro años.

@media (max-width: 640px) {
iframe {height:320px !important}
}

2017 vs. 2013: se duplica la venta de casas usadas

En el mapa de las compraventas de casas de segunda mano, que supusieron el 82,1% del total de las operaciones de 2017, se puede ver como en 29 provincias las transacciones se han más que duplicado desde los mínimos de 2013. La media nacional confirma que se vendieron más del doble de casas que hace cuatro años, con un 125,8% más.

Fuera de las regiones ‘fuertes’, con mayor peso específico del residencial, provincias como Guadalajara, Baleares, Granada, Huelva o Almería son las que encabezan esta mejora porcentual, en las que se ha vendido en 2017 hasta tres veces más casas de segunda mano que en 2013.

Madrid (141,8%), Valencia (139%), Vizcaya (132,1%) o Barcelona (123%) también mejoraron sus estadísticas sobre las casas de segunda mano. Por el contrario, el mercado apenas se movió en Soria (0,5%). Sobre los datos más bajos, pero mejorando su mercado, aparecen Cuidad Real (41,2%), Teruel (56,1%) o Ávila (67%), siempre dentro de su contexto inmobiliario.

@media (max-width: 640px) {
iframe {height:320px !important}
}

Pese a la recuperación se venden menos casas nuevas que en 2013

Las cifras en bruto hablan de una recuperación del mercado de la compraventa de casas, pero si se va al dato específico se ve como se han vendido menos casas nuevas en 2017 (83.260) que en 2013 (143.771), pese a que fue el año con peores cifras de la serie histórica.

El parón de la construcción fue de las consecuencias más claras del estallido de la burbuja inmobiliaria y de la crisis económica que asoló el sector. En el peor año para el inmobiliario se vendieron 143.771 casas nuevas, lejos de las 326.382 del pico de 2007, pero un 42,1% más que en 2017 (83.260). Solo un dato, en diez años, la venta de obra nueva ha caído un 74,5%.

Volviendo al mapa, Madrid (15.984), Barcelona (6.698), Alicante (5.871) y Málaga (5.420) son las provincias donde se vendieron más casas nuevas en 2017, con la capital con diferencia.

Ninguna provincia española se ha recuperado en la venta de casas nuevas, pero ya hay algunas han recortado: Guipúzcoa (-9,2%), Zaragoza (-14,3%), Segovia (-15,2%), Madrid, Barcelona y Valladolid (las tres con -15,7%), son las que mejor se han recuperado en los últimos cuatro años.

Por el lado contrario, Zamora (-86,2%), Cuenca y Cáceres (ambas con -84,4%), y Castellón (-71,7%) son las regiones donde la actividad de obra nueva sigue bajo mínimos.