El mercado de la vivienda sigue registrando números rojos medio año después del inicio de la crisis sanitaria del covid-19, aunque poco a poco se van moderando los descensos.

Según los datos adelantados que han publicado los Registradores de la Propiedad, en agosto se formalizaron 29.671 compraventas de viviendas, un 12,7% menos interanual, y 18.745 préstamos hipotecarios para la compra de inmuebles residenciales, un 2,8% que un año antes.

A pesar de que continúan las caídas respecto al año pasado, son las mejores cifras desde el pasado mes de febrero, justo antes de la llegada del coronavirus. De hecho, los registradores recalcan que el descenso de la compraventa de viviendas es «muy inferior al que experimentaron en julio (-32,9%), mostrando pues una recuperación importante sobre las caídas de meses anteriores». Y lo mismo sucede con las hipotecas, que han pasado de caer un 22,8% interanual en julio a un 2,8% un mes después.

No obstante, no todo el mercado se ha comportado de la misma manera. En algunas CCAA, como por ejemplo Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha o La Rioja, las ventas de viviendas han registrado subidas interanuales de doble dígito. Los mayores incrementos del país están en Extremadura, con un alza de casi un 50%, y en la ciudad autónoma de Melilla, donde el incremento supera el 80%.

En cambio, los principales motores del mercado inmobiliario (Andalucía, Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana) han registrado un descenso superior al promedio nacional. En Andalucía, las transacciones registradas se han reducido más de un 14% y en Madrid, más de un 18%, mientras que en Cataluña el descenso supera el 22% y en Comunidad Valenciana se acerca al 25%.

Ese patrón se repite en las hipotecas sobre viviendas. Cataluña y Comunidad Valenciana están entre las regiones con mayores caídas (en ambos casos el descenso es de dos dígitos), mientras que en Madrid y Andalucía la bajada está en torno al 6%. En cambio, en Castilla-La Mancha el número de préstamos registrados se ha disparado un 45%, en Canarias casi un 60% y en La Rioja, un 150%.