La compraventa de viviendas ha cerrado el primer trimestre del año con subidas moderadas. Según los datos del INE, entre enero y marzo se llevaron a cabo 133.989 transacciones, lo que supone un 3,7% interanual más. Se trata del mejor dato trimestral desde primavera de 2008, tras acumular un alza en 11 de los últimos 12 meses. 

A pesar del repunte, también cabe destacar que las compraventas están evolucionando de más a menos en el trimestre, siendo marzo el peor mes en lo que llevamos de ejercicio. Si en enero se llevaron a cabo más de 47.000 transacciones, en febrero se registraron cerca de 43.700, unas 1.000 más que en marzo. En tasa mensual, las compraventas han bajado un 2,4%.

Por otro lado, y como viene siendo habitual en los últimos tiempos, la vivienda usada sigue siendo la opción más elegida para la compra (han representado un 81,1% de las operaciones en marzo), aunque las transacciones de obra nueva han crecido un 14,4% en el primer trimestre. 

Resultados por CCAA

Andalucía, Cataluña y Madrid se mantienen como las regiones donde se firman más operaciones, con 8.915, 6.904 y 6.233 unidades, respectivamente. En cuarto lugar se sitúa la Comunidad Valenciana, con 5.920 transacciones.

Ahora bien, si miramos el resultado de las compraventas por cada 100.000 habitantes, las autonomías más destacadas son Comunidad Valenciana (151), Andalucía (135) y La Rioja (134). La media española se sitúa en 116 unidades, y los datos más bajos de la tabla son los de Extremadura (73) y Galicia (60).

Otra lectura destacada de los datos es que varias regiones registran caídas interanuales en la compraventa de viviendas. A pesar de que en marzo el dato ha crecido un 6,8%, en Comunidad Valenciana ha bajado casi un 2%; en Aragón y País Vasco ha bajado más de un 4%; en Baleares un 6%, en Asturias un 8% y en Canarias un 10%. En el lado alto de la tabla destacan las alzas de La Rioja (44%), Cantabriua (27,8%), Castilla-La Mancha (23,8%) y Andalucía (19,7%). 

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “a pesar de que se siguen vendiendo más casas que en ejercicios anteriores, los RD sobre alquiler de los últimos meses han provocado que durante el primer trimestre de 2019 el ritmo de crecimiento se esté frenando. Ante la incertidumbre generada en torno al alquiler, muchas familias han decidido no destinar sus ahorros a la compra de viviendas para arrendarlas posteriormente, una tendencia que posiblemente veamos acrecentarse en los próximos meses si las políticas coercitivas con los propietarios siguen fomentándose desde el Ejecutivo. Aún así, los datos de ventas de obra nueva muestran la fortaleza de la demanda para este tipo de producto, a pesar de encontrarse con enormes dificultades en muchos ayuntamientos”.