María José Corrales, presidenta de Vivienda2 / Vivienda2

María José Corrales, presidenta de Vivienda2 / Vivienda2

Artículo escrito por María José Corrales, presidenta de Vivienda2

Inaudito y absolutamente anacrónico que a tiempo real del “ aquí y ahora” todavía hoy los asesores inmobiliarios tengamos que competir con porteros, cuñados en paro y/o vecinas sin aparente ocupación, siendo estas o cualquier otra figura de paso “no profesionalizadas” las que compiten con los verdaderos proyectos empresariales que con gran esfuerzo invierten en infraestructuras y capacitación para optar a crear un futuro profesional, un futuro, que como el resto de los sectores hoy reconocidos y aceptados, tiene como principal misión la de ser “útiles y beneficios” para sus clientes/ consumidores a si como para gobiernos, instituciones y sociedad

¿Qué sucede? ¿cuáles son las causas de que esto siga ocurriendo en un sector mayoritariamente empresarial?, digo “mayoritariamente empresarial” porque hoy en día más del 95% de las figuras jurídicas que componen el sector y/o industria, como a algunos les gusta calificarla, son sociedades, S.U, S.L,S.A escenario bien distinto de hace algunos años donde la figura predominate era la del agente individual colegiado.

Muchas son las voces que achacan esta falta de reconociendo a la ausencia de una “regulación”, entendiendo como “regulación” la imposición de leyes y normativas que coarten el acceso e impongan obligatoriedad, en definitiva, que “pongan puertas a este campo” que algunos en el sector todavía a día de hoy consideran suyo y solo suyo…

Hay que recordar que por los años 2000 la mayoría de los sectores de servicios fueron desregulados. El fracaso de los sectores para revolver con solvencia profesional y transparencia “la necesidad” de los consumidores, además de la obligación de eliminar trabas que impidieran la libre circulación de los mercados en los estados miembros de la Unión Europea, llevó al entonces comisario Europeo Frits Bolkestein a encabezar una propuesta que tenía como objetivo convertir en una realidad la libre circulación de servicios

Muchos sectores, mayoritariamente los de servicios, entre los que se encontraba el de “intermediación y mediación inmobilaria” fueron afectados por lo que se terminó denominando ley Bolkestein, en nuestro país, adaptada como “ley ómnibus” una ley que promovió la desregulación de los colectivos dejándolos en manos de la libre competencia y libre mercado.

La falta de “regulación específica”, (hay que anotar que hoy la legislación vigente somete y aboca a una hiperregulación a la actividad empresarial) y la necesidad de adaptarse a las exigencias de libre mercado y libre competencia, constituyen a día de hoy las principales palancas para conseguir atraer la confianza de los consumidores.

Cómo profesionalizar el sector inmobiliario

El único “elemento diferenciador” por el que los usuarios/consumidores en nuestro país reconocemos al profesional del que no lo es es la “ cualificación sectorial” que, unida a la experiencia e Infraestructura, valida y capacita la solvencia necesaria para resolver “la necesidad” del consumidor/cliente.

Hablo de la oportunidad de dejar de ser “oficio de paso” para construirnos como “profesión” una más de la muchas incluidas en el “libro de familia profesionales” que nuestro gobiernos a través del Ministerio de Educación incluyen dentro de los ciclos de “formación profesional”, esa que se imparte en los institutos de referencia de nuestro país, esa que permite a miles de jóvenes, y no tan jovenes elegir su futuro laboral especializándose.

Hablo también de alcanzar un grado de cualificación profesional a través de los “certificados de profesionalidad”, otro de los vehículo formativos que nuestro Ministerio de Trabajo tiene habilitado para cualificar y especializar al sector laboral.

Hablo de promover “la acreditación de competencias profesional”, o lo que es lo mismo, cualificar especializando la experiencia del sector.

Son muchos e importantes los retos ya conseguidos por nuestra anterior patronal AEGI para alcanzar estos grados de cualificación sectorial, retos que costaron años, esfuerzo y apoyos de cientos de empresarios que confiaron en el principal paraguas asociativo que constituyen las patronales y que FADEI como actual federación patronal tiene como principal obligación y compromiso poner en marcha.

Es urgente, tanto para empresarios como para consumidores/clientes. 

Principales logros a falta de actualización y puesta en marcha. 

  • Primer Convenio sectorial publicado en BOE en 2003
  • Cualificación sectorial publicada en 2011  
  • Certificado de profesionalidad publicado en 2013

Termino con una frase del libro jugar para ganar de A.G Lafley y L.Martin: “La mejor forma de predecir el futuro es crearlo”.

Sólo de nosotros como integrante de este sector corresponde el compromiso de crear futuro y profesión.