Gtres

Gtres

Desde hace algunos años, la sostenibilidad en el sector inmobiliario está cobrando una relevancia capital. No debemos olvidar que la construcción es uno de los principales emisores de CO2 a nivel mundial. Aunque este sector cubre una necesidad básica para la sociedad, asistimos a nuevas tendencias al alza, como la rehabilitación de inmuebles, con un fuerte impacto directo, tanto en el aspecto económico como en el medioambiental. En este sentido, la certificación -en sus múltiples variantes y sellos-, se erige como la única metodología capaz de dar respuesta a las necesidades del sector, tanto en materia de habitabilidad como de inversión.

¿Y por qué es importante llevar a cabo este tipo de certificados? En primer lugar, es una obligación ética y moral, tanto a nivel personal como corporativo, tratar de dar solución a los problemas de sostenibilidad y contaminación que tenemos en nuestra sociedad. Establecer ahora una serie de estándares en el sector nos permite concienciar a las generaciones presentes y futuras de la necesidad de llevar a cabo cambios en nuestros comportamientos, para así poder seguir disfrutando del bienestar, tal y como lo conocemos.

En segundo lugar, debemos tener en cuenta que muchos -por no decir la mayoría- de los actores profesionales del sector inmobiliario no contemplan la posibilidad de invertir en un bien inmueble -o arrendar el mismo- si este no dispone de este tipo de certificados. Esto pasa por ser coherentes con las políticas internas de inversión o políticas ESG, las cuales describen un enfoque que incorpora factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo en la toma de decisiones. Por tanto, no sólo es ya cuestión de imagen, sino que es cuestión de creer en ello y aplicarlo en el día a día como una variable más de inversión.

BREEAM® (Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology) es el método de evaluación y certificación de la sostenibilidad en la edificación más avanzado técnicamente. Se trata del mayor exponente a nivel mundial, con más de 20 años en el mercado y más de 575.000 edificios certificados en 85 países. El certificado, de carácter privado y voluntario, evalúa impactos en 10 categorías (Gestión, Salud y Bienestar, Energía, Transporte, Agua, Materiales, Residuos, Uso ecológico del suelo, Contaminación, Innovación) y otorga una puntuación final al inmueble. Este resultado, junto al Manual Técnico de la metodología, sirven como referencia para una construcción más sostenible, tanto en fase de diseño como en fases de ejecución y mantenimiento, disponiendo de diferentes esquemas de evaluación y certificación en función de la tipología y uso del edificio.

BREEAM® fomenta una construcción más sostenible que repercute en beneficios económicos, ambientales y sociales para todas las personas vinculadas a la vida de un edificio (promotores, propietarios, inquilinos y/ usuarios), al tiempo que traslada la Responsabilidad Social Corporativa de la empresa a la sociedad y al mercado de forma inequívoca y fácilmente perceptible. La puntuación conseguida por cada edificio y reflejada en los informes pertinentes, va desde un aprobado (>30% o *) hasta un Excepcional (>85% o *****).

Desde Mutualidad de la Abogacía, completamente alineados con la sostenibilidad, hemos procedido, durante el pasado ejercicio, a certificar los principales edificios de nuestra cartera inmobiliaria directa. Hemos llevado a cabo un total de 15 certificaciones BREEAM con buenos y muy buenos resultados, entre los que se encuentran la sede de BBVA en Bilbao o los edificios de O´Donnell 12, Paseo de Recoletos 14 y Príncipe de Vergara 110 en Madrid.

Por otro lado, nuestra política de inversiones inmobiliarias contempla ya la necesidad de integrar políticas implantadas medioambientales, sociales y de buen gobierno que suplementen el proceso de análisis y toma de decisiones, sin que por ello requiera descartar ciertas inversiones donde se podrían aplicar posteriormente.

La integración de políticas de sostenibilidad no se aplica únicamente por un sentimiento altruista, y con el ánimo de contribuir a un planeta mejor: responde, además, a criterios de rentabilidad. Los inmuebles más modernos y eficientes suelen atraer a los mejores clientes, lo que contribuye a garantizar las rentas por arrendamientos.

La sostenibilidad como aspecto relevante -a tener en cuenta en nuestra gestión- se analizará, de forma recurrente, en todos aquellos inmuebles donde seamos propietarios del 100% del activo y gestionemos el 100% de sus instalaciones, con el propósito de mejorar el rendimiento de nuestros inmuebles y marcar la diferencia para nuestros clientes.