La salida a bolsa de Silicius

La salida a bolsa de Silicius

El 23 de septiembre, Silicius se convirtió en la duodécima empresa española que dio el salto al mercado de valores a través de BME Growth. Desde entonces, la socimi ha firmado una trayectoria impecable en lo que se refiere estrictamente a la cotización. El valor, que debutó a 15,40 euros por acción, vale un mes después 16,80 euros.

La revalorización del 9% le da un valor en bolsa de 606 millones de euros, frente a los 556 millones a los que Silicius fue valorada para su debut. Esta capitalización bursátil de altos vuelos coloca a la socimi del Grupo Mazabi y Merlin Properties entre las 70 mayores empresas del mercado continuo español por tamaño, inmediatamente por delante de grandes clásicos de la bolsa español como dos ex Ibex 35 como Ence o Técnicas Reunidas.

Pero esta valoración no se corresponde con los niveles de liquidez de la compañía, a la que sólo se le puede poner en bolsa el único pero de un volumen de contratación muy discreto. En su primer mes de vida de Silicius en el mercado, se han intercambiado poco más de 2.500 títulos por un valor efectivo de algo más de 40.000 euros. Una cifra insignificante que significa que apenas ha rotado el 0,006% del capital desde el 23 de septiembre.

Además, Silicius no ha movido una sola acción en las últimas cinco sesiones. Un mal endémico de las pequeñas y medianas socimis cotizadas, que con grandes accionistas de referencia salen al mercado con niveles de ‘free float’ -parte del capital que se mueve libremente en Bolsa- muy bajos. En el caso de Silicius, el mayor inversor es Merlin Properties, dueño del 29,5% de las acciones.

Un grupo de accionistas minoritarios concentra el 25% del capital, El Arverjal tiene un 20%, Atalaya Inversiones un 16,2%, y Midamarta (Unicaja) un 8,49%. Por lo tanto, la liquidez del valor en bolsa es simplemente testimonial.

Lógicamente, y a tenor de los mínimos movimientos de acciones en este primer mes en bolsa, estas participaciones permanecen intactas. El objetivo de la salida a bolsa es convertir a Silicius en una de las mayores firmas patrimonialistas del mercado. La socimi ya tiene 45 activos en un porfolio muy diversificado que incluye viviendas, centros comerciales, hoteles y oficinas.

Esta variedad se extiende también a la distribución geográfica, que incluye cerca de 20 ciudades españolas (Bilbao, Cádiz, Cantabria, Castellón, Madrid, Málaga, Mallorca, Menorca, Murcia, Navarra, San Sebastián, Tarragona, Tenerife, Valencia, Vigo, Vitoria y Zamora)  y tres europeas (Ámsterdam, Luxemburgo y Londres). Tras la salida a bolsa, el objetivo de Silicius es añadir a la cartera otros 100 millones de euros año tras año tanto fuera como dentro de España.

En estos momentos, la compañía está trabajando en varias operaciones. La meta es elevar la cartera hasta los 800 millones de euros cuando acabe este año, también con operaciones en el extranjero. A medio plazo, el grupo quiere que Europa concentre alrededor de 20% en el patrimonio.