Googlemaps

Googlemaps

Nueva operación de compraventa de oficinas en Madrid. La socimi Domo Activos ha notificado al regulador del mercado (BME Growth, antiguo MAB) que ha suscrito un contrato privado para traspasar el edificio situado en el número 58 de la calle Cavanilles de la capital, actual sede corporativa de Metro de Madrid.

El montante de la operación alcanza los 17 millones de euros, y permite al vehículo conseguir una plusvalía de casi tres millones, ya que pagó por el inmueble 14,1 millones en verano de 2019.

El anuncio de la firma definitiva del contrato privado se produce casi cuatro meses después de que la compañía comunicara una oferta de compra por parte de Global Realty Capital Spain (GRC), un vehículo de inversión inmobiliaria del gigante alemán Rocket Internet. El acuerdo se rubricaría con el compromiso de ampliar las instalaciones actuales y tras llevar a cabo proceso de ‘due dilligente’. 

Ubicado en la zona de Pacífico y cerca de El Retiro, el inmueble cuenta con más de 4.600 m2 de superficie sobre rasante y otros 729 m2 bajo rasante, aunque el acuerdo previo entre GRC y Domo exigía la ampliación de la superficie en casi 3.000 m2 adicionales, lo que elevaría la superfie total hasta los 8.290 m2, incluyendo las zonas de parking y 79 plazas de aparcamiento. Según comunicaron las partes el pasado mes de junio, el nuevo dueño del inmueble desembolsará ahora una parte del importe (en torno a tres millones de euros), y el resto la próxima primavera.

El traspaso de la actual sede corporativa de Metro de Madrid se produce en la recta final de los trabajos de construcción del nuevo cuartel general, que estará situado en las antiguas cocheras de la línea 1 de Metro, en las inmediaciones de Plaza de Castilla. 

El proyecto cuenta con un presupuesto de 26 millones de euros, de los que 20 millones irán destinados a la construcción del inmueble y los 6 millones restantes, a la implantación de diferentes instalaciones del edificio. Será un inmueble de consumo energético casi nulo y estará listo a finales de este año, aunque los primeros trabajadores no llegarán hasta 2021. En los terrenos se creará un Centro Integral del Transporte, con nuevos edificios e instalaciones, aparcamiento y zonas verdes.