Barcino saca la chequera en la capital catalana. La socimi continúa engordando su cartera de activos con la compra de un edificio residencial en pleno centro de Barcelona por 3 millones de euros, tal y como ha comunicado el grupo al Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Barcino ha financiado la compra con fondos propios.

El activo, compuesto por nueve viviendas, está ubicado en el número 57 de la calle Joaquín Costa, en pleno barrio del Raval de la capital catalana. El edificio, además, cuenta con dos locales comerciales y está ocupado al 45%.

Esta operación se suma a la que la socimi, llevó a cabo el pasado septiembre. La socimi compró dos edificios, también en Barcelona, por cerca de 4 millones de euros, además de un edificio de catorce viviendas y un local en el barrio del Poble Sec, y otro de doce viviendas ubicado en pleno barrio del Raval. 

Barcino fue creada en enero de 2015 y desde febrero de 2016 está adscrita al régimen socimi. La compañía está presidida por Mateu Turró, que además es director honorario del Banco Europeo de Inversiones (BEI), donde trabajó desde 1988 hasta el 2009.

Además, la compañía también está pilotada por Ralph Weichelt, director de inversiones en Triple Point Social Housing, una empresa pública cotizada en el mercado principal de la Bolsa de Valores de Londres, que se centra en el sector de vivienda social del Reino Unido. El ejecutivo también ha ocupado puestos de directivo en empresas como BNP Paribas Real Estate o JLL.

Barcino se define como una sociedad cuya actividad principal es la “adquisición y rehabilitación de activos urbanos para su arrendamiento”. La compañía invierte principalmente en localizaciones céntricas de la zona metropolitana de Barcelona. Entre las características que deben tener estos activos está que la compra pueda realizarse por la totalidad del edificio y someterlo a una rehabilitación integral.