Unsplash

Unsplash

La Asociación Española de Centros Comerciales ha realizado un balance del comportamiento de los centros comerciales durante la pandemia del coronavirus. Las conclusiones de la AECC son claras: disminuye la afluencia y el tiempo que el usuario pertenece en el interior, sin embargo el gasto medio por cliente ha aumentado un 5%, a pesar de la escasa oferta de ocio, según recoge La Información.

Con respecto al número de visitas, la asociación explica que desde la reapertura tras el estado de alarma y hasta el pasado agosto la afluencia ha caído entre un 20% y un 25% con respecto a los mismos meses de 2019. Además, también transmiten que el tiempo medio de estancia del usuario ha descendido debido a la desastrosa situación del ocio. Ahora los visitantes no van a pasar el tiempo al centro comercial, sino a comprar lo que necesitan. Por este motivo, el ticket medio ha aumentado un 5%.

De todos modos, la asociación aclara que no todos los sectores se han comportado igual tras la pandemia. En este sentido, los negocios relacionados con la alimentación, el hogar, el mobiliario y los relacionados con las mascotas son los que menos han notado el descenso de la actividad.

Los datos de ‘ShopperTrak’ desvelan que la afluencia a los centros comerciales ha bajado un 22,4% durante los meses de verano. La buena noticia es que la caída de visitantes se ha moderado con el paso de los meses. En mayo, la afluencia cayó el 82,5% respecto a un año antes; en junio, cuando comenzó la desescalada del confinamiento, el descenso fue del 36,9% y en julio (primer mes completo de plena movilidad) la afluencia se recuperó hasta ser únicamente un 25,2% menor que la de un año antes, siempre según ese mismo indicador.

Además del descenso de las visitas, también ha caído la duración media de estas. Una situación que la asociación justifica por la limitada oferta de ocio. “Ahora no se va a pasar un paseo, se va a comprar lo que se necesita”, explican desde la AECC a La Información. Esta nueva filosofía ha supuesto que el gasto medio por usuario ha aumentado un 5%.

En cualquier caso, muchos establecimientos están teniendo problemas para afrontar el pago de los alquileres de los locales y espacios, debido a la caída de la facturación.