Lo que se hace por amor supera todos los límites. O eso es lo que se dice para no recibir más críticas y cambios de parecer. La historia de Vojin y Ljubica Kusic ha girado, ahora literalmente, sobre su humilde hogar en la localidad de Srbac, al norte de Bosnia. Tras varias remodelaciones y reformas, se han decidido por tener una casa giratoria, gracias a unos motores eléctricos instalados en un pedestal de hormigón en la base de la vivienda. Es capaz de girar 360 grados en 22 segundos.

Esta obra de ingeniería surge por la frustración de Ljubica de no poder ver quién entra a su casa desde el salón por la distribución de la vivienda, donde se priorizó que la cocina y los dormitorios dieran al jardín principal con más luz natural. Después de ver crecer a toda su familia, la pareja ahora con 70 años, quieren disfrutar más de la tranquilidad y saber quién viene a visitar su casa.

Este inusual proyecto de arquitectura ha sido obra de Vojin, sin estudios universitarios. Ha tardado seis años en completar su idea ‘loca’ de que la vivienda se moviera al gusto de cada momento. La casa está levantada sobre un pedestal de hormigón donde están instalados unos motores eléctricos que giran unas enormes ruedas para poder girar la casa hasta 360 grados.

“Ahora, nuestra puerta de entrada también gira, por lo que si ve invitados no deseados, puede girar la casa y hacer que se den la vuelta”, ha bromeado a los medios este autodidacta constructor.