El antiguo socio del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni (PSC), ha liderado la propuesta de convocar un pleno extraordinario para abordar la situación “de degradación” que vive Ciutat Vella a raíz de la proliferación de narcopisos. Le han apoyado todos los grupos, a excepción de la CUP. El Gobierno municipal, con Ada Colau al mando, tiene 15 días para convocar la sesión.

El que fuera el socio de Gobierno hasta noviembre es quien ha presentado formalmente la solicitud de pleno extraordinario. También, quieren aprovechar la sesión para tratar las acampadas de Plaza Catalunya, donde desde octubre hay un grupo de personas que están “viviendo” en la plaza, centro neurálgico de la ciudad.

Para Collboni, el pleno constatará “el fracaso del liderazgo municipal en El Raval” y en el que solicitará medidas “urgentes e integrales” para el barrio y todo el distrito. En el anuncio, el líder socialista ha citado entre los problemas más graves de Ciutat Vella los ‘narcopisos’, la falta de vivienda social, la “explotación sexual”, la inseguridad, la limpieza y las ‘okupaciones’. 

Cuando los medios le han preguntado por la gestión del barrio cuando PSC estaba en el Gobierno municipal hasta hace unos meses, el exteniente alcalde ha declarado que Ciutat Vella fue donde más inversión se hizo desde el PSC, como la rehabilitación del Borsí y La Boquería.

El Pdecat, por su parte, ha anunciado que exigirá el nombramiento de un nuevo concejal de Seguridad, Prevención y Emergencia para tratar los delitos y hurtos que se cometen en el barrio, que han aumentado más de un 7% en el último año. Su portavoz, Jaume Ciurana, ha criticado la degradación del Raval y “el abandono del Gobierno”.

Mientras todos los grupos políticos aprovechan la situación crítica del barrio para debilitar el Gobierno municipal, ahora Colau dispone de 15 días para responder a la solicitud de la opisición.