Eiffage Energía

Eiffage Energía

Extremadura tiene el honor de albergar la mayor planta de energía solar de Europa. Ubicada en la localidad de Usagre (Badajoz), ha supuesto una inversión de 300 millones de euros y su potencia alcanza los 500 megavatios.

El gigante eléctrico Iberdrola es la responsable de este proyecto, aunque el diseño, la ejecución de las obras y la puesta en marcha de la plata fotovoltaica más grande del Viejo Continente ha corrido a cargo de Eiffage Energía. Ahora que se cumple un año de su estreno repasamos las principales cifras del proyecto, bautizado como Núñez de Balboa.

La mayor planta de energía solar europea abrió en abril de 2020

La construcción de las instalaciones duró en torno a un año y el funcionamiento comenzó el 6 de abril de 2021. Su desarrollo implicó a más de 1.200 trabajadores en periodos de puntas de trabajo, de los que un 70% de ellos eran extremeños. 

La planta cuenta con 1,43 millones de placas solares, y la energía limpia que genera sirve para abastecer el suministro de 250.000 personas (más que la población de las ciudades de Cáceres y Badajoz). En concreto, tiene una capacidad instalada de 500 MW y su producción anual está estimada en 832 GWh.

La superficie de esta “megainstalación renovable” alcanza las 1.000 hectáreas de terreno, cifra equivalente a 120 campos de fútbol, que están repartidas entre tres municipios (Usagre, Hinojosa del Valle y Bienvenida), y gracias a ella la atmósfera recibirá 215.000 toneladas menos de CO2 cada año. Una cifra equivalente a sacar de las carreteras a unos 46.000 vehículos. 

Desde Iberdrola, remarcan su compromiso en la lucha contra el cambio climático y sitúan a esta planta como uno de los proyectos emblemáticos en su apuesta por la sostenibilidad. De hecho, el proyecto se encuentra dentro del plan de Iberdrola de poner en marcha 2.000 nuevos megavatios de potencia fotovoltaica y eólica en Extremadura hasta 2022 (de los que actualmente tiene en tramitación más de 1.300), lo que situará a esta región en el centro de su estrategia renovable en Europa

Es actualmente el mayor proyecto fotovoltaico de la compañía a nivel mundial, y se enmarca en el plan de utilización de energías limpias en nuestro país, para lo que se invertirán, en total, 8.000 millones de euros. No obstante, aunque supone una gran inversión, todo apunta a que el retorno de la inversión será rápido. 

Iberdrola lidera las energías renovables en nuestro país, seguido por su gran competidor Naturgy (antigua Endesa). Se trata de una competición entre las energías del sector energético para adaptarse a la nueva realidad: está previsto que para 2030 el 60% de la demanda sea de energía verde y que para entonces la energía solar y la eólica se conviertan en la fuente energética más eficiente.

Financiación verde para la mayor planta de energía solar europea

Para llevar a cabo el proyecto y para recuperar la inversión, Iberdrola ha llevado a cabo diferentes acciones. Por un lado, ha llegado a acuerdos con varias empresas para suministrarles la energía 100 % renovable que proviene de la planta.

Además, ha sido un proyecto pionero en los llamados ‘préstamos verdes’ Iberdrola suscribió un acuerdo con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Instituto de Crédito Oficial (ICO) por el que estas instituciones aportaron 290 millones de euros (145 el BEI y 140 el ICO) para financiar la planta.

Discrepancias en cuanto a este plan y la transición energética

Algunas voces han mostrado diferentes opiniones en cuanto a lo que significa, realmente, la creación de esta planta en relación con la transición energética. Y es que, tal y como ha expresado Pablo Cotarelo, consultor de políticas energéticas, el cambio a las energías renovables es urgente y necesario, pero debe darse con el sometimiento de las grandes compañías al interés común. Y es que no podemos olvidar que este proceso de transición hacia las energías limpias no se está llevando a cabo por los poderes públicos, sino por las grandes compañías.

En este sentido, los precios de la factura de la luz serían uno de los grandes problemas. Dado que nadie conoce cuál será el gasto real de la producción de esta energía, es difícil saber si se está pagando un precio justo.

En cuanto a la creación de una gran cantidad de puestos de trabajo en una zona que con una elevada tasa de paro desde hace años, también se han señalado opiniones discrepantes al respecto, y es que según Javier Andaluz, un proyecto así comienza generando mucho empleo y se termina manteniendo con poca mano de obra. La explicación de este fenómeno radica en el gran nivel tecnológico que se utiliza.

Las energías renovables son imparables

Las energías limpias se imponen, y de esto no cabe la menor duda. El mercado energético está marcado por las renovables y lo saben tanto las empresas como los usuarios. El futuro del planeta depende de ellas, y los molinos de viento y las placas solares van a estar por todas partes en un futuro cercano. 

En este campo, España está avanzando con paso firme hacia la transición energética, aunque sea encabezados por compañías y no por poderes públicos. Prueba de ello es que, a pesar de la pandemia, el autoconsumo ha seguido avanzando y la potencia contratada creció un 30% interanual en 2020, más que en los años previos.

Las placas solares en las casas particulares

Cada vez son más las personas que suman a incorporar en sus propias viviendas placas de energía solar. De esta forma, obtienen de manera limpia y sostenible la energía que  necesitan únicamente gracias a la luz solar. Si bien es cierto que es necesario invertir en su instalación, el ahorro energético permite recuperar rápido el desembolso realizado.

Los paneles solares son una alternativa para quienes buscar utilizar en su hogar una energía limpia, económica y con una estructura duradera. Entre sus ventajas está que permiten ahorrar en consumo, no contaminan ni generan ruido y son compatibles con otro tipo de energías, aunque también tienen algunos contras: tienen una potencia limitada y dependen de la climatología, además de requerir una inversión inicial.