Rocío Monasterio / Flickr/Creative commons

Rocío Monasterio / Flickr/Creative commons

El juzgado de Primera Instancia nº49 de Madrid ha condenado al diario El País a publicar una rectificación sobre las informaciones que acusaban a Rocío Monasterio, portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, de haber ejercido de arquitecta sin titulación y sin estar colegiada.

Según el fallo, el plazo para publicar la rectificación queda fijado a los tres días siguientes a la notificación de la sentencia. No obstante, el medio de comunicación tiene cinco días para recurrir la resolución judicial.

La Justicia dictamina que la rectificación «deberá ser gratuita y con relevancia semejante a aquella en que se publicó o difundió la información que se rectifica, y en idéntico formato, sin comentarios ni apostillas», debiendo proceder en el caso de la publicación digital, la publicación en sus archivos digitales de un aviso aclaratorio que ponga de manifiesto que la noticia original no refleja la situación actual del individuo (Rocío Monasterio).

El fallo también concreta que “dicho aviso deberá aparecer en lugar visible junto a la información original con la siguiente rectificación a la noticia publicada por el suplemento de El País: Doña Roclo Monasterio San Martín no ha infringido ninguna norma legal en su actividad en el sector inmobiliario, y en particular, antes de ser arquitecto colegiado, no ha firmado nunca proyecto alguno que exigiese tal condición y no ha inventado ningún máster para sí porque se ha limitado a afirmar en Twitter que el título de arquitecto expedido por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, que es el que ella recibió, es hoy el equivalente a dos títulos de grados y el de máster».

Además, la sentencia del juzgado madrileño también ha condenado al Grupo Prisa a publicar otra rectificación por la publicación de otro artículo en El País. En este caso, la justicia obliga al citado diario a publicar en los mismos términos referidos anteriormente este texto: “Doña Rocío Monasterio San Martín no ha infringido ninguna normal legal, entre el 2002 y el 2009, en su actividad en el sector inmobiliario, y en particular, antes de ser arquitecto colegiado, no ha firmado nunca proyecto alguno que exigiese tal condición”.

Ahora, el Grupo Prisa deberá hacer frente a todas las costas del juicio y a publicar estas rectificaciones o interponer un recurso de apelación contra la sentencia en un plazo máximo de cinco días.