Fuente: CBRE

Fuente: CBRE

Si bien parecía que las operaciones en el sector inmobiliario habían frenado su ritmo frenético, las cifras vuelven a sorprender con un nuevo récord. Las operaciones corporativas y las compras de activos emblemáticos ayudarán a que la inversión en el sector inmobiliario supere los 16.000 millones de euros a cierre de año, según las previsiones de la consultora CBRE.

Sólo hasta septiembre, la inversión inmobiliaria en España, incluyendo las operaciones corporativas, rebasó los 13.385 millones de euros, lo que supone superar los 12.750 millones de euros de todo 2017, según datos de la consultora. 

Por sectores, las oficinas lideraron la inversión hasta septiembre, con 3.762 millones de euros, seguido de hoteles y retail, con 3.171 millones de euros y 3.063 millones de euros, respectivamente. El residencial rozó los 2.000 millones de euros y el logístico superó los 1.100 millones de euros en los primeros nueve meses del año.

 “La evolución de la inversión inmobiliaria está siendo muy positiva y confirma el apetito de inversores tanto nacionales como internacionales por el sector inmobiliario español”, ha destacado Adolfo Ramírez-Escudero, presidente de CBRE España. En lo que va de año, los inversores nacionales representan el 42% de la inversión y los inversores internacionales el 58%, y ambos continúan viendo a España como un mercado con gran potencial, con interés en el abanico completo de tipología de activos.

Por su parte, Estados Unidos es el origen más importante de los inversores extranjeros (62%), dominando las compra-ventas ‘cross-border’. La actividad desplegada por Blackstone en todos los segmentos hace que se sitúe a gran distancia de resto. Por países, siguen Reino Unido (11%), Francia (9%) y Alemania (7%), mientras que los inversores asiáticos y de Oriente Medio (3%) no están teniendo protagonismo en inversión directa este año.

En cuanto al mercado europeo, la inversión inmobiliaria en el viejo continente se encuentra en una fase madura del ciclo y los indicadores fundamentales, apoyados en la economía, continúan siendo positivos.

Considerando los países más representativos de Europa, Alemania, con 56.100 millones de euros, arrebata a Reino Unido, con 54.700 millones de euros, su tradicional posición de liderazgo en el ranking, si bien por un margen muy pequeño. A excepción de Reino Unido e Italia, el resto de los países han registrado en 2018 ligeros incrementos respecto al año pasado.