Fuente: Unsplash

Fuente: Unsplash

Las oficinas aguantan el tipo en plena pandemia. El negocio de oficinas en Madrid y Barcelona ha alcanzado 1.500 millones de euros hasta octubre, según datos de Savills Aguirre Newman. En concreto, Madrid ha recibido el 65% de la inversión y Barcelona el 35% restante.

“Si bien la incertidumbre actual ha reducido la actividad, esta se ha ido recuperando a partir de julio, cuando se han vuelto a cerrar operaciones, especialmente de core y core+”, apuntan desde la consultora. En este sentido, añaden que “el capital internacional ha cubierto gran parte de estas operaciones”.

Según el director ejecutivo de la división de oficinas, Hipólito Sánchez, “tanto en Barcelona como en Madrid existe un pipeline por valor de 700 y 1.000 millones de euros, respectivamente, que se está negociando, por lo que podríamos cerrar el año con unos niveles de inversión negociados de entre 2.200 y 2.300 millones”.

Hasta el cierre del tercer trimestre, la contratación acumulada en Madrid era de 265.000 metros cuadrados, de los cuáles, 96.000 metros cuadrados se absorbieron entre julio y septiembre, lo que supone duplicar las cifras del segundo trimestre.

Por su parte, en Barcelona la absorción se situó en torno a 123.000 metros cuadrados. A pesar de la reducción de operaciones el hecho de que el 63% de la nueva superficie de oficinas ya estuviera prealquilada ha permitido mantener los niveles de disponibilidad por debajo del 5%.